//
Go to footer







*** ESTE FORO ACTUALMENTE ES SOLO DE LECTURA. ***






Donde habita la muerte.

Escribe aquí tu relato de zombies (SOLO CAMINANTES REGISTRADOS - Relatos originales de zombies que no tengan nada que ver con The Walking Dead)

Donde habita la muerte.

Notapor Nadia » Vie, 08 Mar 2013, 23:06

________________________________Imagen

Sinopsis: El mundo está apunto de cambiar. El joven Buzz, de once años de edad después de haber vivido toda su vida bajo maltratos y humillaciones no tiene ni idea de que su vida está apunto de dar un giro monumental.

Los que creían que estaban muertos ahora se levantan y devoran. El mundo ha sucumbido en una oscuridad enorme, solo el caos y la violencia reinan en días como esos. ¿Y cual es el objetivo de un muchacho indefenso de once años de edad en tal mundo? Sobrevivir, sobrevivir se ha convertido en la respuesta para todo.

Únete al viaje de este pequeño, junto una entrañable prostituta llamada Bree deberá recorrer todo el estado en busca de su santuario, en busca de ese perfecto lugar seguro. Un montón de encuentros, desencuentros, lloros, sangre y terror les espera por delante.

¿Estas preparado para adentrarte en este oscuro mundo? Un mundo donde la ley del más fuerte es lo primordial.


INDICE

1 ~ Más allá de los cómics: viewtopic.php?f=34&t=1384#p23339
2 ~ Lo que está por venir: viewtopic.php?f=34&t=1384#p23517
3 ~ Error: viewtopic.php?f=34&t=1384&start=10#p23804
4 ~ Congelados hasta morir: viewtopic.php?f=34&t=1384&start=20#p24091
5 ~ Decisiones: viewtopic.php?f=34&t=1384&start=30#p24696
6 ~ La otra cara de la ira: viewtopic.php?f=34&t=1384&start=40#p25264
7 ~ Negra navidad: viewtopic.php?f=34&t=1384&start=60#p26418
8 ~ Habitación 213: viewtopic.php?f=34&t=1384&start=70#p28019
9 ~ Status Quo: viewtopic.php?f=34&t=1384&start=90#p28754
10 ~ La caída del rey: viewtopic.php?f=34&t=1384&start=100#p29372
11 ~ Viaje al fin de la noche: viewtopic.php?f=34&t=1384&start=120#p29953
12 ~ Amarga esperanza: viewtopic.php?f=34&t=1384&start=130#p30190
13 ~ Lo que ella hizo: viewtopic.php?f=34&t=1384&start=140#p30848 (Parte 1 y Parte 2)
14 ~ Cosas de hermanos: viewtopic.php?f=34&p=40413#p40010
15 ~ Primeras veces: viewtopic.php?f=34&t=1384&start=170
16 ~ Tomado por las llamas: viewtopic.php?f=34&t=1384&p=47449#p47449
17 ~ Cara o cruz: viewtopic.php?f=34&t=1384&start=170#p48865
18 ~ El precio de la mentira: viewtopic.php?f=34&t=1384&p=49885#p49884 (Parte 1 y Parte 2)
19 ~ Donde habita la muerte: viewtopic.php?f=34&t=1384&start=190#p50408
20 ~ Al final de la escapada: viewtopic.php?f=34&t=1384&start=190#p50952
Epilogo: viewtopic.php?f=34&t=1384&start=210#p52347
Última edición por Nadia el Sab, 23 Ago 2014, 18:47, editado 19 veces en total
Avatar de Usuario
Nadia
Moderador
 
Mensajes: 989
Registrado: Vie, 10 Ago 2012, 21:33


Re: Donde habita la muerte.

Notapor Nadia » Vie, 08 Mar 2013, 23:07

1 ~ Más allá de los cómics.




Un, dos, tres.

El pequeño Buzz iba dando saltos sobre los montones de nieve. Regresaba a casa y como siempre hacía este particular viaje de regreso de la escuela en solitario, no tenia otra manera de entretenerse. Nunca había tenido un amigo, bueno, nunca, nunca tampoco. Antes solía llevarse bien con el nieto de la señora Rosewall, quien vivía al otro lado de la calle. Pero desde que se mudaron fuera de la ciudad no había vuelto a saber nada de él. Los otros chicos en la escuela no le suelen hablar, él tampoco pone esfuerzo para hacerlo, prefiere que así sea.

Los niños dicen que vive en una familia de locos y en parte tienen razón. Su padre prefiere compartir buenos momentos con sus “colegas del bar” en vez de pasar buenos momentos con sus hijos. La noche anterior este mismo llegó borracho a casa. Buzz bajó desde su habitación hasta la cocina pues la sed le atormentaba demasiado y al encontrarse con su padre este no tuvo otra cosa que hacer que desquitarse con el joven a base de golpes, es por eso que la asistenta social hacia apenas unas horas le había preguntado por ese ojo morado, el derecho, lo tenia enormemente oscuro, pero eso no era nada en comparación a los golpes que había recibido por parte de su padre, nada que ver, aquello si que era realmente doloroso y no aquel hinchazón.

Anna se llamaba. Ya hacia algunos años que esta asistenta social iba de vez en cuando a la escuela para charlar con Tyler, por que sí, aquel era su real nombre, Buzz no era más que un apodo el cual se había acostumbrado a portar desde bien pequeño. Se reunían en una de las aulas vacías y esta solía preguntarle como iban las cosas por casa “todo bien” solía responder pero ella sabia que las cosas no iban para nada bien. Antes solían reunirse en casa, claro, antes de que su padre después de una fuerte discusión la echara prácticamente a patadas de allí, obvio Anna no volvió por el lugar y bien que hacia.

— ¡Eh rarito!

Alzó la vista al escuchar aquella voz pues iba entretenido haciendo enormes bolas de nieve entre sus pequeñas manos cubierta por sus guantes medio agujereados. Eran ellos, el grupo de Billy, aquel delgaducho alto con cara alargada, ese mismo que se creía el rey del colegio, un creído por que en realidad era feo, muy feo, tenia unos enormes dientes y la cabeza la tenia ciertamente mal proporcionada o al menos eso pensaba Buzz.

— Míralo, ni si quiera dice nada ¿Vas a mearte de nuevo esta vez bicho raro? — Preguntó con sorna unos de los acompañantes de el delgaducho de Billy, este en cambio estaba mucho más relleno pero feo igual que su amigo.

— ¡Oh si tio! El rarito se meo encima la ultima vez que nos vio — Comentó esta vez el tercer y ultimo miembro de aquella pequeña pandilla, quizas el más normal de los tres pero no por eso no menos canalla.

Aquello no era del todo cierto. Ocurrió eso, es verdad, Buzz se hizo pis encima pero no fue por que les tuviese miedo o algo por el estilo, fue más bien de los nervios o eso se hace creer el muchacho de cabello rubio. Le acorralaron en el recreo, le quitaron lo poco que tenia de almuerzo y estuvieron un rato entreteniéndose con él a base de insultos y calzones chinos, sí, ese genial invento de alguien en el que consiste en tirarle de los calzoncillos a una persona lo más fuerte posible, es doloroso y realmente jodido.

Negó con la cabeza y simplemente continuó con su camino, su casa no estaba lejos, justo girando la esquina al final de la calle, con suerte aquellos pesados le dejarían marchar sin más, debían estar muy aburridos para hacerle aquello en plena calle, seguro que ya les habían echado de los recreativos, todas las tardes las pasaban allí.

— ¿Adonde crees que vas? — Le cortó el paso Billy.
— A casa.
— Oh, creo que no — Y de un fuerte tirón el delgaducho le quitó el gorro de lana blanca de la cabeza. Buzz simplemente se quedó paralizado como de costumbre hacia, ya había asumido que no tenia nada que hacer contra ellos, siempre le ganarían.
— ¿Por qué no te vas ahora?
Buzz se encogió de hombros.
— ¿Te lo hizo tu mamá? ¿La misma que te abandonó cuando se cansó de ti?
Apretó sus puños fuertemente, casi clavándose las uñas en la propia palma de la mano. Detestaba que hablaran de su madre y más de aquella forma llena de sorna, su madre hacia mucho tiempo que ya no estaba con ellos, los abandonó era cierto pero eso no era motivo para que aquel grupito de tres imbéciles utilizará aquello como burla ofensiva.

— Billy colega el bicho raro se esta poniendo furioso, que miedo — Añadió Sam el gordo entre risas.
— No me extraña ¿Quien iba aguantar al borracho de tu padre, a la puta de tu hermana y a un niño tan feo y raro como tu? — Y esa vez, Billy si que habia conseguido herir los sentimientos del pequeño rubio.
Este de un tirón intentó recuperar nuevamente su gorro pero no pudo. El tercero en discordia le dio un empujón que hizo que Buzz cayera nada más y nada menos que de culo sobre un montón de nieve.
— ¿Quieres tu gorro? ¡Pues toma! — Abrió el trozo de tela de par en par y con fuerza escupió en el interior de este mientras los otros dos no dejaban de reir.

Buzz rápidamente se puso en pie. Ya le daba igual tener su gorro o no, solo quería marcharse de ahí. Obviamente los abusones no iban a dejar que la diversión acabase tan rápidamente. Billy después de dejar caer sus repugnantes babas sobre el interior del gorro agarró este y con fuerza se lo puso directo nuevamente en la cabellera rubia de su particular bicho raro, sin dejar de reir a carcajada suelta, por supuesto.

Los tres se reían, sin parar, Buzz ya estaba harto.

De un brusco movimiento lanzó el gorro de lana contra la bobalicona cara de Billy, este se quedo totalmente sorprendido pues Buzz no era de los que soliesen contraatacar, esta vez lo habia hecho y no se quedaba ahí, le dio una buena patada en la pierna para después salir corriendo, su casa estaba cerca y con suerte no le pillarian.

— ¡¿A que esperáis?! ¡Atrapadle! — Gritó furioso Billy a sus dos amigos pero ya era demasiado tarde, Buzz ya había entrado a toda velocidad por la puerta trasera de su pequeña casa que conducia directamente a la cocina. Desde allí les hizo un corte de manga a los dos que les había estado persiguiendo y después de eso cerró de un portazo sin más la puerta, bueno, ahora le tocaba soportar al borracho de su padre, ni él mismo sabia que era peor.


_____________________________________* * *


Al entrar la peste de aquel olor alcohol era insoportable. Buzz, aquel jovencito pálido de diez años de edad al cual le acaba de salir los planes realmente bien volvía a lo que era su rutina y tormentosa vida. En el salón estaba su padre, tumbado todo lo largo que era sobre el sofá. Un hombre bastante rudo, pelo largo y oscuro, barba bastante larga y totalmente descuidada, una nariz enorme y siempre empinando su botella de vodka sin parar. Su mirada lo decía todo al ver a su hijo, él sabia lo que le había hecho la noche anterior, los puñetazos que le propinó y sabia perfectamente como le había hecho aquel morado ojo pero estaba claro que le daba igual, siempre le daba igual todo.

En la TV veía algún programa de esos que dan por las tardes sobre actualidad. Hablaban de lo que no se dejaba de hablar en las ultimas semanas, aquella rabia extraña que ponía a las personas violentas como si de perros rabiosos se tratasen. Zombies prefería Buzz llamarles, para un amante de aquellas cosas como era él no había otro nombre. Su hermana le había repetido miles de veces que aquello no tenia nada que ver, que seguramente seria otra enfermedad de esas extrañas que provienen de países subdesarrollados pero la idea de que los Zombies existiesen al pequeño simplemente le fascinaba.

— ¿Por qué has tardado tanto? — Buzz se giró al escuchar su voz. Se trataba de Kelly, su hermana, descendía por las escaleras del piso superior de la casa. Era morena, bastante alta y por ahora era la unica que se estaba haciendo cargo de el pequeño, tras la indiferencia de su padre y la falta de su madre.

Buzz la quería, mucho. Ella trabajaba mañana y tarde para mantenerlos, su padre no hacia nada, simplemente cobraba la mensualidad que tenia y prácticamente se gastaba lo que tenia de dinero en alcohol en el bar, no les mantenía. Kelly además de ser una hermana para Buzz había sido como una madre, el cariño que ambos se tenían era enorme.
— Me he retrasado.
— ¿Como va ese ojo? — Se agachó a la altura de él para y le agarró la cara ojeando aquel morado ojo. Al hacerlo se pudo escuchar al padre de ambos, desde el sofá del salón soltar una risotada, Kelly simplemente lo fulminó con la mirada y murmuró un insulto que solo Buzz pudo escuchar, sonrió.
— Ya no me duele.
— Sigue estando bastante hinchado, si cuando llegue a casa sigues despierto le echaré un ojo.

Kelly trabajaba por la noche en un bar de copas de la ciudad. No era gran cosa pero al menos era un sueldo extra. Había tenido que dejar sus estudios para poder ayudar, si ella no lo hacia iban acabar muertos de hambre. Apenas tenia 19 años y ya cargaba con dos trabajos diarios a sus espaldas, por la mañana se encargaba de hacer limpieza en varias casas del barrio, mucha gente la contrataba, sabían lo mal que lo estaban pasando los Donavan, sobretodo Kelly y Buzz. Terry, el padre era un señor bastante indiferente para todo el mundo.

Cruzó el pasillo y se dirigió hacia la cocina siguiendo a su hermana, esta siempre le dejaba la cena preparada antes de marcharse, no volvía hasta pasada la media noche y casi siempre Buzz andaba durmiendo por aquellas horas, claro, siempre y cuando el cabronazo de Terry no le diera por pegarle otra paliza como la de la noche anterior.
—La cena.
—¿Otra vez pescado con patatas?
—Es lo que nos queda...cuando cobre te prometo que te llevaré a cenar algún restaurante de esos del centro, no te quejes enano, mejor esto que nada.
No le gustaba. Llevaba cenando aquello tres noches seguidas y cuando empiezas a comer lo mismo te acabas hartando. No se volvió a quejar, sabia lo difícil que era para su hermana llevar todo el hogar ella sola hacia adelante y Buzz estaba agradecido de tenerla.
—¿Estas bien? — Preguntó el rubio.
—Sí, es solo un mareo.

Buzz sabia que no era simplemente un mareo. Su hermana llevaba más de veinticuatro horas sin dormir, los dos trabajos, las cosas de casa y toda la responsabilidad que portaba encima no le habían dejado pegar ojo en las ultimas horas. El pequeño era consciente de ello, se preocupaba por su hermana pues no quería imaginarse una vida sin ella, después de la marcha de su madre pensó que las cosas nunca iban a ir bien, no lo iban es cierto pero podía dar gracias que era mucho mejor de lo que había imaginado, parte de aquello era gracias a su hermana.

—No deberías ir a trabajar hoy, da igual el dinero podemos pedirle comida a los Becker — Se trataba de los vecinos de la casa de al lado. Era una familia, normal, mucho más normal que la de los Donavan y más de una vez les habían echado una mano.
— Me niego a ponerle ojitos al viejo verde.
— No es para tanto, no quiero que te pase nada, deberías descansar.
Kelly hizo caso omiso y cuando fue a darle un buen achuchon al enano de su hermano se percató que este tenia algo en el pelo, pejagoso.
— ¡Ahora mismo iba a ducharme! — Se apartó Buzz sacudiendo la cabeza, era el escupitajo que el imbécil de Billy el flaco le había puesto en el gorro.
— Eso espero, directo a la ducha — Sonrió y se puso su bolso, en poco menos de media hora empezaría su turno de camarera — Y recuerda, si las cosas se ponen feas, si ese saco de mierda te empieza a insultar o algo como ayer me llamas por teléfono y te encierras abajo, ni lo dudes una sola vez ¿Estamos?
— Claro — Buzz chocó su mano con la de su hermana y tras esta marcharse fue directo a la ducha, luego cenaría y pasaría el resto de la noche en su cuarto, no quería que su padre le dejase morado el ojo que faltaba.


_____________________________________* * *


Tras una ducha de agua caliente y zamparse toda la cena el pequeño subió hasta la planta superior de su casa, a su cuarto. Ya mientras cenaba su padre le había dedicado una variedad de insultos que siempre solía hacer uso de estos cuando estaba ebrio y Buzz sabia que lo mejor que debía hacer era ignorarlo, aquella era la mejor manera.

Con el pijama puesto y tapado con la manta de su cama hasta la cabeza Buzz se entretenía leyendo uno de sus cómics preferidos hasta que le entrara el sueño. Aquellas frías noches de la única manera que conseguía el sueño era de aquella manera, el tebeo se lo había leído más de un centenar de veces ya pero le encantaban tanto aquellas cosas, esas historias de supervivencia, esos grupos de superheroes que podían con las interminables hordas de zombies sin ningún problema, eran simplemente fascinantes para el pequeño.

La ultima vez que miró el reloj de su mesilla era cerca de medianoche, al dia siguiente no tenia clases era sábado así que con suerte a Billy y su pandilla cuando regresara el lunes a clase se le habría olvidado lo ocurrido. Bostezó y tras lavarse los dientes finalmente se quedó dormido en la cama, con el cómic sobre su cara, como siempre.



Fueron las sirenas de las ambulancias las que hicieron que se desvelara, eso y la fuerte discusión que había estado escuchando ocurrir en el piso de abajo, seguramente nuevamente su hermana y el borracho de su padre volvían a discutir. Se restregó los ojos para poder ver con claridad la hora que era y para su sorpresa eran más de las 4:00 AM. Su hermana no solía volver tan tarde a casa y le sorprendía que hubiese tanto jaleo en las calles y en la planta baja de su casa.

Se puso en pie y sin pensarlo dos veces bajó hacia abajo. Llevaba el pijama puesto, los calcetines enormes de lana le protegían del frio que desprendía la destartalada madera de las escaleras que comunicaban con la planta baja. Para su asombro las luces estaban apagadas salvo la de la cocina. Hacia frio, mucho frio. Buzz rápidamente entendió que aquel fuerte frio provenía de la puerta que desde la cocina daba al exterior, esta estaba abierta. Era extraño, un olor putrefacto también invadía las fosas nasales del pequeño, era algo podrido, como cuando la carne llevaba semanas y semanas en la nevera y acababa poniéndose mala. Una vez, Buzz pudo comprobar por si mismo lo desagradable que era aquello. No era la primera vez que ocurría tal cosa en casa, se tapó la nariz y avanzó lentamente, caminando casi de puntillas, mirando de un lado a otro, no sabia que estaba pasando.

Cerró la puerta que continuaba abierta, un ráfaga de frio impactó contra él al hacerlo y este empezó a tiritar. Pero ni se imaginaba lo que sus ojos estarían apunto de contemplar, aquel frio no era nada comparado con lo que iba a ocurrir. Escuchó un gemido, muy raro, como si de un animal se tratase, provenía del salón donde la tele era la única fuente de luz en aquella inmensa y penetrante oscuridad.

Sin decir palabra pero con los ojos abiertos como platos pues los nervios y el miedo se estaban apoderando de él fue avanzando. En la TV se podía contemplar uno de esos canales de teletienda donde siempre emiten en bucle una y otra vez las mismas cosas. Quizás se lo había imaginado, quizás era su padre que estaba roncando tras el sofá, no era la primera vez que se caía, quizás su hermana estaba en su cuarto, quizás no era nada.

Al ponerse de puntillas y mirar justo detrás del sofá lo pudo ver. Fue horroroso, el muchacho se llevó las manos a la boca y retrocedió sobre sus pasos. Había visto a su hermana, Kelly, la misma devorando el estomago del que era su padre, este estaba muerto en el suelo y ella sin consideración alguna solo comía y comía las tripas de su padre, como si de una de esas seres que salían en los cómics preferidos de Buzz se tratase.

— ¿Kelly? — Preguntó asustado.

Su hermana pareció responder a la llamada con un fuerte gruñido, esta con lentitud se puso en pie y Buzz contempló su rostro totalmente descompuesto, cubierto de sangre y una extraña baba o liquido que dejaba caer por su boca, era totalmente repugnante. Sus ojos estaban totalmente idos, tenían un color casi inexistentes como si cualquier rastro de vida se hubiese esfumado, Buzz no podía creer lo que estaba viendo pues volvió a llamar a su hermana por su nombre y esta avanzó lentamente hasta él.

No fue hasta que se percató de que le faltaba medio brazo derecho, había sido arrancado totalmente cuando se dio cuenta por fin de que su hermana ya no era la que solía ser, era una de esas cosas como las que salían en la TV como la de sus cómics. Las gotas de sangre que expulsaba de la herida del brazo impactaban con el suelo de madera del salón, estaba dejando un rastro de sangre tras sus pasos. Sus ojos se empañaron de lagrimas y continuó retrocediendo. Lo que se había convertido su hermana le perseguía, cada vez tomando más velocidad en sus pasos, parecía como si no fuese a dudar en devorarle, quería comerse a Buzz, estaba cerca.

El pequeño tropezó y cayó hacia atrás, se quedó completamente paralizado, no podía creer que su hermana fuese una de esas cosas que había adorado todos estos años porque por supuesto ahora las odiaba. Existían, era verdad y las odiaba con todo su corazón, su hermana se había convertido en un monstruo.

Solo pudo hacer eso, quedarse inmóvil desde el suelo a la espera de que su hermana mayor le devorara, el pánico le impedía hacer otra cosa; se lo iba a comer.
Avatar de Usuario
Nadia
Moderador
 
Mensajes: 989
Registrado: Vie, 10 Ago 2012, 21:33


Re: Donde habita la muerte.

Notapor Irika » Sab, 09 Mar 2013, 00:56

:aplauso: esta historia promete.
Crueldaaaaaad :llorando: no podían haberse comido a Billy y compañía, tenían que comerse a Kelly. ¡NOOO!
¿Quién salvará a Buzz? chananan..porque no creo que de pronto espabile y mate a su hermana-zombie :? ¿será quien le salve su nuevo padre o su nueva madre? :combustion: los niños necesitan cariñooo. Bueno, todo el mundo.
Ya tienes una seguidora :bailando: :combustion:
Avatar de Usuario
Irika
Moderador
 
Mensajes: 882
Registrado: Vie, 15 Feb 2013, 23:28
Ubicación: España


Re: Donde habita la muerte.

Notapor Nadia » Sab, 09 Mar 2013, 08:21

Irika escribió::aplauso: esta historia promete.
Crueldaaaaaad :llorando: no podían haberse comido a Billy y compañía, tenían que comerse a Kelly. ¡NOOO!
¿Quién salvará a Buzz? chananan..porque no creo que de pronto espabile y mate a su hermana-zombie :? ¿será quien le salve su nuevo padre o su nueva madre? :combustion: los niños necesitan cariñooo. Bueno, todo el mundo.
Ya tienes una seguidora :bailando: :combustion:



¡Jaja muchísimas gracias por leerlo! no sabes la ilusión que me hace! :D

Pues te avanzo como mini spoiler que el enano no tardará en encontrar a otra persona y te puedo asegurar que van a pasar por muchas cosas...

¡Pronto subiré el segundo!

Gracias una vez más ;)
Avatar de Usuario
Nadia
Moderador
 
Mensajes: 989
Registrado: Vie, 10 Ago 2012, 21:33


Re: Donde habita la muerte.

Notapor Robla » Sab, 09 Mar 2013, 20:56

:o :o :o :o

¡Qué fluidez! Y qué léxico tan extenso. Y qué... qué... ¡perfección! Te felicito, escribes de maravilla Nadia, con ansias de seguir leyendo esta historia.

Un personaje de 10 años como protagonista. Eso me gusta. He llegado a odiar en pocas líneas a Terry, quería que muriese el primero, y mira tú, se ha cumplido, ¡qué alegría! A medida que ibas contando la historia de Buzz, me iba entristeciendo más y más. Maltrato, abandono, mofas, bromas e incluso agresiones. Ese pobre chico lo tiene todo. Seguro que va a madurar muy pronto, y se hará mucho más fuerte. Por lo menos, tras la escena que acaba de ver.

Tengo ganas de conocer a su madre. Es como un punto de inflexión, y un haz de luz de esperanza, que seguro que llega, no sé si en el siguiente capítulo, salvando a Buzz, pero tarde o temprano no. Aunque bueno, no sé como encajaría, al abandonar a su familia, ¿qué quieres qué te diga?

Los "amienemigos" de Buzz. He aprendido a odiarles a todos en poco tiempo. Sobre todo a Billy (qué curioso, prácticamente todos los nombres menos uno, tienen doble letra: Buzz, Kelly, Terry, Billy, Ann; salvo Sam; ¡curiosidad! :meparto: ¡se me va la olla! :meparto: ). Como diría el Recio "Morirá entre terribles sufrimientos". Bueno no, que es un chaval joven, pero que no le haga más nada a Buzz.

¿Podría salvar a Buzz uno de sus amigos? ¿O quizás Ann? Me da pena que no tenga amigos Buzz. Pero estoy deseoso de ver si alguien le salva, porque dudo que reaccione y mate a su hermana, así, sin más.

Kelly :GBye Nadia. Nadia. Nadia. Nadia. Nadia. :Ruls; Has conseguido que en pocas líneas, llegue a sentir empatía por un personaje, como es Kelly. Una persona buena, simpática, que lleva a su familia adelante (Familia=Buzz; valga la redundancia con los términos de la R.A.E., un término colectivo para un caso individual... ¡otra perdida de olla! :carcel: ). Y me la matas... así sin más. Y para encima sin un brazo. (A saber cómo lo ha perdido). Soy el primero que pide pero ya, un Flashback de lo que le pasó a Kelly. Me gustaba ese personaje. Nadia, has conseguido que te odie por el resto de los tiempos. :cabreado: (Bueno... no desvariemos, que acabo de comenzar, te daré una oportunidad :P ).

Me ha gustado mucho el capítulo en resumen. Te has centrado a presentar a Buzz, y eso me ha encantado, y viendo como lo has hecho, larga y próspera vida a Buzz.

¿Dónde se desarrolla la historia? EE.UU., España, ¿Chiquitistania?

Saludos,

P.D. Buenísima la música de acompañamiento, pero si para la próxima me pones un "A mí me gusta la gasolina", vamos te pongo un 10 :meparto: :meparto: :meparto: (No eh...).
Saludos, Robla.Imagen
ImagenVisita: Mis Relatos Z: Otras historias y Mi Twitter. Imagen


Imagen
Avatar de Usuario
Robla
Moderador
 
Mensajes: 3791
Registrado: Lun, 31 Oct 2011, 13:16
Ubicación: Escondido.


Re: Donde habita la muerte.

Notapor Poshimoshi » Sab, 09 Mar 2013, 22:03

A mí me ha encantado, la forma narrativa es simplemente impresionante, haces que me meta dentro de la historia, si señora, eres la nueva J.K Rowling xD
Sigue así, que me encanta.

PD: No hagas caso a robla, el es más de la canción de los gorilas...
Nuevo día, nueva vida. viewtopic.php?f=21&t=955
Poshimoshi
 
Mensajes: 334
Registrado: Mar, 27 Mar 2012, 19:51


Re: Donde habita la muerte.

Notapor Nadia » Dom, 10 Mar 2013, 10:04

Robla escribió::o :o :o :o

¡Qué fluidez! Y qué léxico tan extenso. Y qué... qué... ¡perfección! Te felicito, escribes de maravilla Nadia, con ansias de seguir leyendo esta historia.

Un personaje de 10 años como protagonista. Eso me gusta. He llegado a odiar en pocas líneas a Terry, quería que muriese el primero, y mira tú, se ha cumplido, ¡qué alegría! A medida que ibas contando la historia de Buzz, me iba entristeciendo más y más. Maltrato, abandono, mofas, bromas e incluso agresiones. Ese pobre chico lo tiene todo. Seguro que va a madurar muy pronto, y se hará mucho más fuerte. Por lo menos, tras la escena que acaba de ver.

Tengo ganas de conocer a su madre. Es como un punto de inflexión, y un haz de luz de esperanza, que seguro que llega, no sé si en el siguiente capítulo, salvando a Buzz, pero tarde o temprano no. Aunque bueno, no sé como encajaría, al abandonar a su familia, ¿qué quieres qué te diga?

Los "amienemigos" de Buzz. He aprendido a odiarles a todos en poco tiempo. Sobre todo a Billy (qué curioso, prácticamente todos los nombres menos uno, tienen doble letra: Buzz, Kelly, Terry, Billy, Ann; salvo Sam; ¡curiosidad! :meparto: ¡se me va la olla! :meparto: ). Como diría el Recio "Morirá entre terribles sufrimientos". Bueno no, que es un chaval joven, pero que no le haga más nada a Buzz.

¿Podría salvar a Buzz uno de sus amigos? ¿O quizás Ann? Me da pena que no tenga amigos Buzz. Pero estoy deseoso de ver si alguien le salva, porque dudo que reaccione y mate a su hermana, así, sin más.

Kelly :GBye Nadia. Nadia. Nadia. Nadia. Nadia. :Ruls; Has conseguido que en pocas líneas, llegue a sentir empatía por un personaje, como es Kelly. Una persona buena, simpática, que lleva a su familia adelante (Familia=Buzz; valga la redundancia con los términos de la R.A.E., un término colectivo para un caso individual... ¡otra perdida de olla! :carcel: ). Y me la matas... así sin más. Y para encima sin un brazo. (A saber cómo lo ha perdido). Soy el primero que pide pero ya, un Flashback de lo que le pasó a Kelly. Me gustaba ese personaje. Nadia, has conseguido que te odie por el resto de los tiempos. :cabreado: (Bueno... no desvariemos, que acabo de comenzar, te daré una oportunidad :P ).

Me ha gustado mucho el capítulo en resumen. Te has centrado a presentar a Buzz, y eso me ha encantado, y viendo como lo has hecho, larga y próspera vida a Buzz.

¿Dónde se desarrolla la historia? EE.UU., España, ¿Chiquitistania?

Saludos,

P.D. Buenísima la música de acompañamiento, pero si para la próxima me pones un "A mí me gusta la gasolina", vamos te pongo un 10 :meparto: :meparto: :meparto: (No eh...).



Jajaja me has hecho reír y mucho con todo lo comentado tio xDDD

Por partes como diría Jack el destripador;

¡Primero de todo muchisimas gracias por leerlo! :D

Y bueno, lo de la madre de Buzz es una baza que voy a utilizar quizas un poco más adelante. Tengo pensado algo grande para ella pero todavía no es el momento, es obvio que ella esta por ahí ¿Donde? pues ya lo veréis, aun queda un poquitin para que podamos tener noticias de esta misteriosa señora xD

Los nombres de los amigos ha sido un poco a el azar jaja no me había fijado en lo que comentabas, eran necesarios para mostrar como es la situacion del enano, que no tiene amigos, es un poco asocial y el panorama que ha tenido en casa estos años.

Sobre Kelly pensé mantenerla con vida en un primer momento pero luego se me ocurrió algo que (creo) es mejor, es un nuevo personaje que se presenta a el final de este ultimo capitulo y va a tener muchisima influencia en el muchacho. Era una buena chica, que descanse en paz :(

Y la historia se ambienta en Idaho, en el segundo capitulo ya se comenta, es uno de los estados que hacen frontera con Canada, un lugar frio y de inviernos largos, muy largos xD así que ya puedes hacerte una idea que tipo de paisajes están por venir en futuros capitulos.

Una vez más mil gracias :Ola:

Poshimoshi escribió:A mí me ha encantado, la forma narrativa es simplemente impresionante, haces que me meta dentro de la historia, si señora, eres la nueva J.K Rowling xD
Sigue así, que me encanta.

PD: No hagas caso a robla, el es más de la canción de los gorilas...


Ya me gustaria a mi ser como la señora Rowling, que va ¡Hay muchisimas cosas que tengo que mejorar y que cada vez que leo el texto nuevamente me voy dando cuenta!

No sabes lo que me alegra que te haya gustado, muchisimas gracias por leerlo también :Ola:

Y sí, definitivamente no puedo hacer caso a nuestro querido Roblar e incluir esa cancion xD

¡Os dejo el segundo capitulo a continuación! espero que os guste :)
Avatar de Usuario
Nadia
Moderador
 
Mensajes: 989
Registrado: Vie, 10 Ago 2012, 21:33


Re: Donde habita la muerte.

Notapor Nadia » Dom, 10 Mar 2013, 10:14

2 ~ Lo que está por venir.



Los veranos, cuando su madre aun estaba entre ellos solían hinchar una de aquellas enormes piscinas de goma en el jardín trasero. Kelly y Buzz solían pasarse casi todo el día allí, les encantaba jugar en el agua, siempre se ahogaban entre ellos y la verdad es que se lo pasaban en grande, de alguna manera escapaban de la realidad, de la cruda realidad que era su vida, teniendo aquel odioso padre a su lado. Olvidaban las palizas que este le daba a su madre, las discusiones, las continuas vejaciones por su parte y ese infierno que cuando él no estaba en casa siempre se desvanecía y el mundo se convertía en un lugar agradable y feliz, ellos tres lo eran.

El verano anterior a que su madre desapareciese para siempre la piscina acabó pinchada, el agua se desparramo por todo el jardín y por poco llegó a inundar el interior de la casa. Hacia ya casi una década desde que la habían comprado. Buzz lloraba desconsoladamente, Kelly intentó arreglarla durante todo el día, puso parches, trozos de tela e incluso intentó cerrar el orificio roto con un trozo de cuerda; fue en vano.

Se ha roto mamá, se ha roto.

Le decía el pequeño a su madre entre lagrimas cuando esta llegó del trabajo. Su hermana le explicó lo que había ocurrido y que no había encontrado forma de arreglarlo, la piscina estaba rota y tendrían que comprar otra. La situación económica por aquel entonces no era realmente buena. Nunca lo había sido pero en aquellos tiempos era más lamentable incluso, su madre trabaja casi más de doce horas diarias mientras su marido se largaba, había noches que ni regresaba, se fundía el dinero en sus vicios , cuando llegaba de mal humor y de alcohol hasta el culo se dedicaba a amargarles la existencia a los tres.

Todo tiene arreglo en esta vida hijo, todo menos la muerte, lo arreglaremos.

Y era cierto. Consiguió arreglarla, pasaron unos días hasta que pudo comprar uno de aquellos parches que vendían en la vieja tienda de la Señora Palm donde se podía encontrar cualquier tipo de cachivache a un módico precio. Gritó y saltó de alegría, su encantadora piscina volvía a estar rebosante de agua, volvían a estar felices, él y su hermana podrían seguir pasando las largas y aburridas tardes de verano allí. Todo se lo debían a su madre, Buzz comprendió que todo tenia arreglo en esta vida.

Lo comprendió, nuevamente lo hizo.

Los segundos parecían minutos, su hermana estaba cada vez más cerca de lanzarse sobre él devorarlo. Al recordar lo que su madre hacia unos años le dijo entendió que no podía hacer nada por su hermana; ella estaba muerta. Él en cambio no, seguía vivo, debía sobrevivir, no podía permitirse rendirse tan fácilmente y echar a llorar como hacia en antaño cuando algo se estropeaba. Todo va a salir bien se dijo a si mismo. De un veloz movimiento esquivó a lo que quedaba de su hermana que se desplomó sobre el chico, se apartó y con alguna que otra dificultad se puso en pie, lo hizo. Rápidamente miró a su alrededor, buscando una salida. A el salón no podía ir, los restos de su padre estaban ahí, quedarse en la cocina no era una opción viable, el cadáver andante de Kelly estaba consiguiendo ponerse en pie y no dudaría ni por un momento en atacarle.

Las cosas en el exterior parecía que tampoco iban del todo bien pues un montón de gritos, sirenas y ruidos extraños podían llegar a las orejas de Buzz. Subir al piso de arriba tampoco era una posibilidad, Kelly le atraparía, debía ir hacia el sótano, allí estaría seguro, definitivamente lo iba a estar ahí abajo. Esquivó el nuevo intento de atraparle que hizo Kelly, llegó hasta la puerta del sótano que estaba justo en la esquina donde nacía las escaleras que conducían a la planta superior. La puerta tenia un sistema de cerrojo desde dentro. Buzz se encerró allí, su hermana lo había puesto precisamente por si alguna vez las cosas se ponían feas con su padre, era violento, era realmente peligroso y si Kelly no estaba en casa el chico tenia un lugar donde resguardarse hasta que llegara ella, siempre le había dicho que se quedara en su cuarto pero aveces el muy desgraciado padre de ambos iba incluso allí para perturbar la paz de Buzz.

El lugar estaba oscuro. A ciegas el chico busco el interruptor que si sus cálculos mentales no le fallaban no estaba muy lejos del marco de la puerta. Cuando se hizo la luz pudo ver las inmensas escaleras que conducían directamente al sótano, suspiró y recordó lo mal que olía siempre aquel olor. Un olor a moho verdaderamente asqueroso, anteriormente su madre había utilizado aquella estancia de la casa casi siempre vedada para guardar trastos viejos, ropa que ya no usaban y cosas que no tenían mucha utilidad pero ahí se quedaban. A Buzz no le gustaba aquel lugar, tenia un recuerdo realmente malo de lo que una vez ocurrió ahí abajo, pero el gruñido proveniente de detrás de la puerta le hizo bajar a toda mecha. El zombie de su hermana intentaba abrir la puerta por todos los medios posibles, no lo conseguiría, aquel cerrojo era fuerte, había resistido a las violentas patadas de su difunto borracho padre, aguantaría a los arañazos de un cadáver con un solo brazo. Simplemente debía quedarse ahí abajo, hasta que todo pasara.

Buzz no había estado allí desde hacia años. Le había tomado cierto temor aquel lugar a pesar de que era de los pocos lugares donde realmente iba a estar a salvo de la bestia de su padre. Todo parecía igual que la ultima vez que estuvo, las mismas cajas, los mismos viejos muebles y el mismo frio que en pleno mes de Diciembre se multiplicaba casi que por mil. Rebuscó entre las cajas mas pequeñas algo con lo que poder abrigarse, tenia el pijama aun puesto y no dejaba de tiritar, el frio de los Inviernos en Idaho era aquel tipo de frio que se te metía en los huesos y te hacia temblar hasta situaciones impensables. Por otra parte no dejaba de mirar la puerta de arriba, su hermana seguía insistiendo en entrar, Buzz supuso que en algún momento se cansaría, otra cosa llamaría su atención, se alejaría y entonces tendría vía libre para escapar hacia el exterior, buscar un lugar seguro. Las cosas no parecían que fuesen muy bien ahí fuera, se escuchan gritos, sirenas, gente corriendo de un lado a otro y muchas de esas cosas gruñendo, era cuestión de tiempo que Kelly se alejara de la puerta, una vez lo hiciese él se marcharía ¿A donde? Ni lo sabia pero se marcharía, eso lo tenia claro.

Finalmente se hizo con una de las viejas mantas que madre empacó seguramente hacia ya algunos años, se la echó por encima y prácticamente en una esquina de la estancia se hizo un pequeño ovillo, acurrucado, escuchando los interminables sonidos desagradables que venían tras aquella puerta y que no dejaban de recordarle por que temía aquel lugar, por que guardaba tanto asco a aquellas paredes. No podía olvidar como un día su padre lo bajó hasta ahí abajo a patadas, como se desquitó con él a base de golpes y con que violencia le dio con su cinturón, todo por que según el borracho Buzz le había mirado mal, fue un momento realmente terrible para el pequeño. Los cardenales y moratones no se le quitaron en días, no pudo ir al colegio hasta pasadas un par de semanas, fue doloroso, muy doloroso.

Los ojos se le empañaron de lagrimas al recordar aquellos momentos. Se llevó los dedos de sus manos al cuello, casi que podía sentir los golpes que le había propinado su padre en el cuello, como si lo estuviese reviviendo nuevamente. El muchacho era débil, jamás pudo enfrentar a su padre, siempre le temió, le tuvo verdadero pánico, no estaba preparado para un mundo como el que se venia encima de él, quizás hubiese sido mucho más fácil que se hubiese dejado morder por su hermana, él no estaba preparado para lo que estaba por venir.


_____________________________________* * *

Abrió los ojos con lentitud. Quizás lo hacia por que por una parte deseaba que todo aquello que había vivido la noche anterior hubiese sido una jodida pesadilla, no era la primera vez que en su imaginación se montaba aquel tipo de pesadillas. No era la primera vez que hordas y hordas de muertos le perseguían en sueños, siempre salia victorioso de aquellos sueños pero para desgracia del pequeño aquello no había ocurrido; todo había sido real, los gritos, las sirenas, su hermana devorando a su padre y la noche que había pasado en el sótano, nada había sido un maldito sueño, todo había sido real.

Los primeros rayos de sol entraron por la pequeña ventana del sótano. Desconocía cuanto tiempo había dormido pero calculaba que no mucho, los arañazos y gruñidos por parte de su hermana tras la puerta ya no se escuchaban, tampoco había gritos ni ruidos de ningún tipo en el exterior, parecía como si todo se hubiese calmado. Con la manta arrastras ascendió por las escaleras de madera destartalada hacia la puerta que daría directamente con la cocina de la casa. El seguro de la puerta seguía totalmente intacto, fue ahí cuando se preguntó seriamente si era lo correcto salir, ahí abajo estaba seguro, tenia mucho frio, no tenia ni agua ni comida pero quizás era más seguro esperar abajo a que llegase algún tipo de ayuda pero por otra parte no podía permitirse el hecho de quedarse escondido, ajeno a todo, sin saber lo que realmente estaba ocurriendo en el exterior, ya que si algo era el pequeño Buzz era curioso, desde siempre lo había sido y a pesar de que sabia que estaba poniendo en riesgo su vida no volvió a dudar cuando tuvo que abrir aquella puerta de nuevo, lo que le esperaba tras aquello era totalmente desconocido para el chico.

Habían varios charcos de sangre extendidos por varios puntos de las baldosas de la cocina. Todo parecía revuelto, como si alguien hubiese entrado y así era, la nevera estaba abierta pero ya no quedaba nada en el interior, alguien había estado hurgando por allá y parecía que no se trataba de una de esas cosas.

La nieve había entrado, ya que la puerta que comunicaba con el exterior estaba abierta de par en par. Buzz nuevamente tiritó, hacia un frio increíble y él no tenia puesto más que un pijama y aquella manta que le cubría poco más que los hombros. Tenia que salir al exterior, eso estaba claro pero no lo haría sin antes prepararse, el resto de la casa parecía intacto como si lo que hubiese pasado la noche anterior en realidad solo hubiese sido una tormentosa y desagradable alucinación.

Subió directo hacia su cuarto, la cama estaba deshecha, tal y como la había dejado cuando se despertó en la madrugada para ver lo que ocurría abajo. Lo primero que el joven Buzz hizo fue buscarse algo de ropa, cambiarse. Era ropa cómoda, sabia que esas cosas a pesar de ser lentas si estaban juntas podían ser peligrosas, necesitaba ser ágil, nada de vaqueros u otro tipo de ropa que fuese incomoda, se abrigó con aquella enorme chaqueta que su misma hermana le había regalado hacia unas semanas a causa de que el Invierno y los días fríos estaban cerca.

Volcó los libros de clase que habían en el interior de su mochila dejando esta completamente vacía, tomó algunas prendas de ropa y con prisa las fue metiendo en el interior, mudas, alguna que otra camiseta de recambio y un par de pantalones. Se puso las botas, su gorro de lana y los guantes que siempre llevaba cuando salia a la calle, ya estaba listo, listo para partir allá adonde fuese, por que sinceramente ni él mismo sabia lo que se podía encontrar en el exterior. No obstante no bajó de nuevo hasta no hacerse con su bate de béisbol, desde siempre le había gustado jugar a este deporte, no tenia con nadie con quien hacerlo pero su hermana, en antaño, en sus ratos libres más de una vez había jugado con Buzz, seria una buena arma para defenderse. Y con bate en mano, ropa puesta, mochila en la espalda bajó de nuevo hasta la planta de abajo de su casa.

Antes de partir echó un ojo por las ventanas, las calles estaban más cubiertas por la nieve que el día anterior, seguramente por la noche habría habido una nueva nevada, el exterior estaba completamente desértico, habían un par de cadáveres caídos sobre el asfalto pero parecía que no iban a moverse de ahí, yacía un charco bajo sus cabezas, seguramente ya habían sido exterminados, no iban a volver.

Al ver aquellos dos fue cuando se preguntó nuevamente que habría pasado con su hermana, ella había estado casi toda la noche intentando entrar en el sótano pero es obvió que no lo consiguió. En algún punto de la madrugada su atención fue captada y se alejó del lugar, seguramente abandonó la residencia y se marchó en busca de alguna otra persona de la cual alimentarse, era triste pero Buzz prefería que así fuese, no se veía todavía con el valor suficiente como para hacer frente a la versión zombieficada de Kelly, aun no estaba preparado para esas cosas.

Suspiró y se relamió los labios, siempre lo hacia cuando estaba nervioso y justo en el momento que se decidió a salir al exterior un profundo y escalofriante gruñido surgió a sus espaldas. Buzz asustado se giró buscando con la mirada el lugar exacto donde provenía aquel lamentable sonido. Se quedó fijamente mirando el sofá del salón, era ahí y el sabia perfectamente que había tras él. Casi murmurando rogó que no fuera él, que no fuera su padre la cosa que estaba apunto de hacer acto de presencia porque a pesar de que pensaba que en el fondo se lo merecía lo que le había ocurrido no quería tener que lidiar con algo como eso.

Lo primero que vio fue la putrefacta mano aparecer por el contorno del sofá, en el suelo, se dejó caer como si fuese un trozo de carne sin existencia de vida, esta hizo de impulso para que el resto del cuerpo se arrastrase, no tardó mucho en dejar ver lo que quedaba de él. Sus piernas habían desaparecido por completo, solo tenia desde la cintura hacia arriba, solo ese trozo de carne estaba vivo y se arrastraba por las baldosas de madera. Buzz supuso que su hermana terminó lo que había empezado y se había engullido las piernas de su padre, la sangre casi ya ni brotaba, en cambio el olor putrefacto iba en aumento cada vez que daba una arrastrada a su cuerpo. Buzz se quedó mirándole, viendo que era un monstruo pero en realidad siempre lo había sido, no había mucha diferencia en lo que era ahora y lo que fue en vida. La criatura con aquella mirada vacía y totalmente perdida ojeó para ver si encontraba algo con lo que alimentarse y cuando vio al pequeño allí, casi a su lado gruñó, gruñó con furia y una extraña baba, bilis se llamaba, empezó a brotar de su putrefacta boca.
Una vez que tenia un objetivo frente a sus narices el cadáver partido en dos guió su arrastre hasta Buzz. Este agarró el mango de su bate con firmeza y esperó, podría haber ahorrado el sufrimiento de lo que quedaba de su padre rápidamente pero no lo hizo, esperó que el cadáver llegara hasta sus pies antes de deshacerse de él, de algún modo quería que sufriese, que sufriese aun más si cabía; se lo merecía por todo lo que le había hecho.

La garra de su robusta mano se posó sobre la bota del muchacho, ascendiendo con lentitud sobre el pantalón de pana verde, intentando agarrar su pierna de algún modo para acercarla hasta su boca y así poder degustar de su carne. Sus ojos se encharcaron nuevamente de lagrimas, no debería ocurrirle aquello pues hacia muchísimo tiempo que no sentía ningún sentimiento hacia su padre excepto odio y rabia, pero muy en el fondo era su padre, su jodido padre. Los dientes estaban prácticamente rozando la tela de su pantalón, parte de aquel repugnante liquido que desprendía por la boca había caído sobre su bota y alargar más aquel sufrimiento no tenia ningún sentido, él parecía que incluso ni fuerzas para morder tenia.
Con la punta de madera del bate impidió que lo hiciese, propinándole un golpe en la cara que la echó hacia un lado. Buzz retrocedió un par de pasos, haciendo espacio para lo que estaba apunto de realizar, no le iba a costar, él lo sabia pero en el fondo no podía sentir más que pena por su padre, pena por haber sido un ser tan despreciable en vida.

— Kelly me dijo que una vez fuiste un buen hombre, un gran padre — susurró — Pero conmigo no, siempre fuiste alguien desagradable. Intenté quererte, comportarme como un buen hijo pero simplemente me rechazabas, no me dejabas que te quisiese, jamás me demostraste que me querías — las lagrimas empezaron a descender por la pecosa mejilla del muchacho al decir aquellas palabras, desconocía si en su interior aun quedaba algo de humanidad pero tenia la necesidad de decírselo, de liberarse de alguna manera — Adiós papá...

Lo hizo. El primer golpe no fue demasiado fuerte, solamente hizo que la criatura perdiese un poco el norte. El segundo en cambio aumentó la brutalidad haciendo una brecha en el cráneo, el tercero aumentó el tamaño de aquella brecha haciendo que un montón de sangre y una extraña sustancia viscosa oscura brotase de la cabeza. Y así continuo, sin parar, más de diez veces, hasta que el cráneo se esparció totalmente por el suelo y el cadáver ya no daba ningún signo más de vida, Buzz había matado a su primer zombie, la verdad era que había imaginado aquel momento un centenar de veces, incluso lo había deseado, él grandioso fan de tal genero, lo que estaba claro es que jamás se había imaginado que fuese tan trágico y duro pero ya estaba hecho, no había nada más de lo que lamentarse, ya no tenia nada más que hacer allí, definitivamente ahora si debía marcharse de su casa.





Sus primeros minutos en el exterior no fueron muy abrumadores. Era como uno de esos fines de semana en plena tarde donde todo el mundo prefería quedarse en sus casas, arropados, calientes viendo la televisión. Los únicos muertos que llegó a ver fueron dos, eran lentos y tan si quiera se percataron de la presencia del muchacho por lo que fue bastante fácil esquivarlos, era cierto que todavía seguía en su barriada y seguramente cuando se adentrase más en la ciudad habían más de aquellas cosas pero antes de hacerlo aun seguía pensando que hacer, donde ir, tener un plan en mente nunca estaba mal. En un principio tenia varios sitios en mente donde podía encontrar refugio pero lo más importante encontrar personas, personas vivas, ese era su objetivo, no quería para nadar sobrevivir solo, sabia que estando solo no iba a conseguirlo, tenia que encontrar a alguien.

Había pensado en el instituto, en el hospital tal vez o en la comisaria de policía de la ciudad, aquellos lugares seguro que estaban habitados por supervivientes porque por supuesto debían haber supervivientes, otros como él, alguno habría tenido suerte, eso seguro. Boise era la ciudad donde se encontraba, desde siempre había vivido allí, nacido y criado en Boise la capital de el estado de Idaho, la ciudad más grande de dicho estado, vivía en un barrio alejado del centro, estaba a un cuarto de hora de donde se encontraba pero aun así todo parecía demasiado silencioso como para ser real, como si la humanidad simplemente se hubiese esfumado y allí solo quedaran cadáveres y aquel olor putrefacto horrible.

Mientras iba avanzando pudo ver más de aquellas cosas, ninguna de ellas le supuso ningún problema, quizás por que era pequeño y ágil pero ninguna de ellas solía percatarse de su presencia, tenia suerte. La mayoría de las casas de la barriada estaban casi todas con las puertas abiertas de par en par, como si alguien hubiese entrado allí o por lo contrario sus habitantes se hubiesen esfumado a toda mecha del lugar, dejando todo tal y como estaba.

A lo lejos, a la par que iba caminando pudo ver que una columna de humo negro ascendía hacia el cielo, algún incendio se figuró pero cuando escuchó voces humanas no dudó ni un solo segundo. No provenía de muy lejos, estaba justo a dos manzanas más allá de donde se encontraba, un par de muertos vieron al chico correr pero eran tan lentos que ni si quiera se molestaron en perseguirle, Buzz era muchísimo más rápido que esas cosas.

Al llegar pudo ver una enorme hoguera en medio de la calle, un montón de cadáveres calcinados y otros que aun ardían, aquello era lo que había estado provocando la humareda, desvió la vista y pudo ver a un hombre, estaba armado, junto a él había un camión enorme, era militar, habían más militares en el interior, al parecer habían estado limpiando las calles de esas cosas; eran los salvadores del pequeño.

— ¡Eh! ¡Oye! — Captó la atención de los militares.
— ¡No te muevas! — Gritó el militar que estaba frente la hoguera, apuntando con su AK 47 al jovencito que acababa de hacer acto de presencia frente a ellos.
Buzz se quedó quieto alzando ambas manos, dejó caer sobre el suelo su bate de béisbol y después miró fijamente al militar, uno de los suyos asomó su cabeza por la parte trasera del camión, el motor se puso en marcha y al parecer estaban apunto de marcharse.
— Sabes lo que tienes que hacer, las ordenes son ordenes, nos indicaron que no debíamos dejar a nadie con vida, haz lo que tienes que hacer — Esta vez habló uno de los militares que había en el interior del camión, parecía más mayor que los demás, tenia pinta de ser el típico mandamás
— Pero es solo un crio...
— ¡No me han mordido, podéis comprobarlo! — Interrumpió el crio alzando la voz, el militar del camión le fulminó con la mirada.
— Sí, sé que es un jodido crio pero son las ordenes, no podemos correr riesgos, si queremos devolver a el mundo la puta normalidad debemos hacer esto, mátalo jodido maricón.
El soldado le echó una mirada de furia al ser insultado pero sin más obedeció, Buzz sin embargo ya había echado a correr, aquellas personas definitivamente no iban hacerle nada bueno y unirse a ellas no eran una posibilidad. El fusil empezó a descargar todas sus balas. Buzz se escondió detrás de un coche casi tropezando, permaneció allí buscando en sus piernas por si tenia alguna herida de bala, todo parecía correcto, el soldado no le había dado.
— ¿Le has dado?
— Esta muerto.
— ¿Muerto? ¡Ves a comprobarlo o bajaré ahí abajo y te meteré un balazo entre ceja y ceja maldito subnormal! — Gritó con furia el del camión. El soldado que había disparado suspiró y negó con la cabeza.

En ese momento el mandamás dio un fuerte golpe con su arma contra la chapa de el vehículo e hizo amago de bajar del camión para darle una buena reprimenda a el que le había desobedecido pero algo lo impidió, el conductor del vehículo gritó algo que el pequeño Buzz no pudo ni escuchar, quizás los nervios no le dejaban pero algo había ocurrido por que a los dos segundos después el camino, los militares se habían esfumado.

El chico se puso en pie de nuevo al ver que todo volvió a la calma y lo que vio le hizo entender por que se habían largado de aquella manera. Una horda de muertos estaban rodeando la calle, miró hacia la derecha: zombies, miró hacia la izquierda: zombies. Estaba rodeado, esas cosas se le iban a echar encima en cuestión de segundos. Buzz reaccionó rápido y corrió hacia el centro de la calle para recuperar su bate, el mismo que había dejado caer anteriormente, volvió a mirar a su alrededor para buscar un lugar donde refugiarse pero ninguno parecía lo suficiente confortable como para aguantar aquella horda, todos eran coches que sus ventanas serian penetradas por los muertos en cuestión de minutos y la otra posibilidad era refugiarse en una tienda de alimentación que ya de por si tenia los cristales del escaparate reventados, alguien había ya había estado por allí con anterioridad. La única posibilidad que sus ojos pudieron avistar fue un callejón, bastante estrecho pero que seguramente conduciría hacia la otra calle o incluso alguna puerta trasera de algún lugar donde esconderse, el callejón era estrecho por lo cual no muchos de ellos podrían pasar a la vez, el único problema que había en todo aquello es que tendría que abrirse paso rápidamente entre un pequeño grupo de muertos que estaban ya en el interior del callejón, lo haría, tenia que hacerlo pues era su única oportunidad y no tenia tiempo como para pensar otra alternativa. Agarró lo que parecía que era la tapadera de un contenedor de basura y usó esta como escudo para apartar a los muertos andantes que habían en el callejón, para abrirse paso con facilidad.

El primero se llevo una buena embestida que le hizo caer justo al suelo, no fue derrotado obviamente pero al menos quedó inutilizado por unos segundos, suficientes como para que el muchacho cruzase. El segundo caminante fue más de lo mismo, la tercera la apartó con el bate de béisbol con fuerza lo que hizo que esta cayese al suelo y al cuarto y ultimo, tras coger la suficiente carrerilla pues iba a toda mecha callejón adentro Buzz le dio tremendo golpe en la cabeza con el bate de béisbol que hizo que se le partiese el cráneo; cayó al suelo muerto.

Llegó al final de el callejón y lo encontró fue una puerta de metal bastante reforzada, estaba cerrada a cal y canto desde el otro lado y por mucho que el mocoso intentó abrirla a golpetazos no consiguió nada de nada, alzó la vista y pudo ver que había una pequeña ventana sobre la puerta, podría romperla y colarse por allí, estaba demasiado alta para que cualquier caminante pudiese subir , él sin en cambio podía trepar por la cañería que había junto a la pared, no era la primera vez escalaba, lo había hecho con anterioridad en arboles y ahora iba hacerlo con aquel tuvo, no era lo mismo pero tenia que hacerlo.

Lanzó la tapadera del cubo de basura que había estado utilizando como escudo, colocó su bate de béisbol sobre el asa de la mochila que portaba en sus espaldas y con firmeza se agarró a la cañería, ascendiendo hacia arriba. Los muertos eran cada vez más, el callejón se estaba colapsando e iban directamente hacia donde se encontraba el chico, este escaló con rapidez, no le costaba demasiado pero aun así nunca lo había hecho con tal nerviosismo como aquella vez pues nunca nadie le había perseguido con ganas de devorarle. Al llegar a la altura de la ventana con el bate de béisbol hizo que esta se rompiese en mil pedazos, ya podía colarse por allí y a pesar de que era bastante estrecho para él lo iba hacer. Primero lanzó la mochila al interior de la estancia pues así podría colarse con más facilidad, luego su bate de béisbol y finalmente fue él quien se dejó caer por la obertura. Algunos de los cristales de la ventana que aun seguían incrustados en el marco de esta se le clavaron a Buzz en la pierna, este gritó y del dolor ni si quiera se preocupó en dejarse caer con cuidado de tal dolor que había recibido.

Miró a su alrededor una vez en el interior y parecía que se encontraba en un viejo almacén, quizás era la trastienda de algún lugar más grande, rápidamente se llevó la mano a la herida que tenia bajó la rodilla, un par de cristales se le habían clavado y aquello estaba sangrando, sobre tocó la herida por encima y le escoció, soltó un grito y cuando intentó ponerse en pie aquello le dolió aun más, por si fuera poco aquella herida no era el único peligro que se iba a encontrar ahí dentro.
Una de aquellas cosas apareció casi de la nada y se abalanzó sobre el muchacho, este actuó con rapidez y pudo esquivarlo, agarró su bate y aprovechó que el monstruo estaba en el suelo para golpearle la cabeza, con toda la fuerza que tenia y con cierto modo rabia, mucha rabia, aquellas cosas parecía que eran interminables y a pesar de que durante muchos años a Buzz le habían fascinado los zombies ya no lo hacían tanto como antes, ahora las odiaba y le daba repulsión; el cráneo del muerto había sido reventado.

Otro gruñido provino de detrás del muchacho, este intento esquivarlo como con el anterior pero no tuvo la suficiente agilidad como para hacerlo. El caminante se le cayó encima e intentaba morderle, Buzz utilizó su bate de béisbol para aguantar que la mandíbula no se le acercase lo suficiente como para darle un mordisco. Aguantó con fuerza, fuerza que casi era imposible de sacar pues estaba realmente exhausto, herido y asustado. No iba a poder resistir mucho más, los dientes casi le rozaban la cara y era cuestión de segundos que este le arrancara un trozo de carne de la cara, fue ahí cuando Buzz entendió que debía hacer otra cosa, la herida de la pierna aun le seguía palpitando de dolor ya que los cristales estaban todavía clavados en su carne, esos cristales serian su salvación.

Deslizó su mano derecha sobre su pierna hasta llega bajo la rodilla, justo donde tenia la herida. Mientras con su mano izquierda seguía sosteniendo el bate de madera que separaba la impaciente cabeza del caminante del chico. Sin pensarlo dos veces agarró el cristal y tiró de el, gritó esta vez mucho más fuerte a causa de tal dolor, pudo sentir incluso como la sangre le brotaba a chorros. Con el cristal en la mano ni dudo un momento en hundirlo en la frente del monstruo, este cayó sobre él, Buzz lo apartó y nuevamente le clavó el trozo de cristal en la cabeza y así una vez y otra vez hasta que se desquitó por completo con el.

Tras ver el mismo resultado que con los otros; un cráneo totalmente destruido, se puso en pie, el corazón el latía a mil por hora por toda la tensión que había vivido en aquellos últimos momentos y ahora más que nunca se planteaba si podía hacer aquello solo, estaba claro que no, debía encontrar otra gente, como en sus cómics, siempre sobrevivían en grupo y eso era lo que Buzz quería hacer, sobrevivir. Se puso en pie e intento buscar algo de utilidad a su alrededor, lo único que abundaban eran montones de latas de conserva, aquello era un almacén pero nada de comida le entraría ahora, aun seguía tembloroso y no le apetecía comer, la herida de la pierna seguía sangrando cosa mala y como no parase aquello pronto si que iba a tener un problema serio. Cojeando avanzó hasta las dos puertas que había frente a él, el lugar parecía seguro y no tenia pinta que otra de aquellas cosas saliese de entre las sombras para darle otro desagradable susto. La puerta de la izquierda conducía hacia la azotea del edificio pues había unas escaleras que parecían llevar directas hasta lo más alto del lugar, tenia pensado subir, allí arriba tendría una vista mas extensa de el territorio e incluso tenia esperanza de poder ver a otra gente, no quería quedarse solo. Pero cuando estuvo dispuesto a subir hasta arriba escuchó lo que parecía una especie de gemido justo detrás de la otra puerta, era una de esas cosas, estaba convencido de ello.

Agarró con fuerza el bate y con sigilo posó su mano sobre el pomo de la puerta, suspiró y se preparó para lo que estaba al otro lado de la puerta, sabia lo que había en realidad, sabia que tenia que hacerles frente como había hecho con los otros, sin más abrió la puerta pero lo que se encontró frente a él no fue para nada lo que esperaba.

Boca abierto se quedó el pequeño. Frente a él había una chica de cabello rubio y rizado, con el cuerpo desnudo y bajo ella había un robusto hombre, de color oscura su piel, con algo de barba y cabello rizado negro y algo canoso, parecía árabe, este también estaba completamente desnudo. La chica rápidamente se tapó con una sabana que había junto al colchón donde se lo estaban montando. Buzz se quedo completamente embobado, viendo aquella situación, sabia de que se trataba, tenia diez años pero no era un tonto y sabia todas aquellas cosas sobre el sexo, sabia lo que estaban haciendo, sabia lo que la mujer de cabello rubio hacia encima de aquel hombre árabe.

Estaban follando.
Avatar de Usuario
Nadia
Moderador
 
Mensajes: 989
Registrado: Vie, 10 Ago 2012, 21:33


Re: Donde habita la muerte.

Notapor Irika » Dom, 10 Mar 2013, 11:58

Va muy muy bien la historia :Ola: las canciones ambientan la historia una barbaridad :aplauso: y que sea en un sitio nevado le da un ambiente tétrico que aypordiosquémiedito
Biiiien, ya ha habido una hordaaa :combustion: qué más se puede pedir.
Recuerdo mi vieja piscina, también estaba llena de parches :meparto: aunque no era hinchable. Pobres Buzz y Kelly, eran felices con una simple piscina, qué poco piden los niños para estar alegres :combustion:
Qué le habrá pasado a la madre de Buzz...no creo que se fuese y dejase a sus hijos solos con ese hijode :? (y si lo hizo ya puede arder en el infierno -Bat: ) O el padre la mató o está secuestrada y con eso de los zombies su secuestrador muere y se escapa en busca de sus hijos ;dance:
Esos militares son unos paquetes, se centran en matar a un niño y cuando vienen zombies se marchan. Ole, ole y ole, limpian que da gusto, síiiii...
Muy bueno lo de pillar una tapadera de un cubo para usarla de escudo :aplauso: y muy mal rollo con la herida de Buzz, arggg, encima se saca el cristal. A ver si le curan :llorando:
Di que sí, el fin del mundo y esos a darle caña al cuerpo :meparto: si van a actuar así todo el rato mejor que no se quede Buzz con ellos porque no estará muy a salvo.
Miremos el lado bueno, tiene su ventaja que haya apocalipsis zombie, al menos estará lejos del sótano de los horrores. Ójala y no vuelva a ver a su hermana en modo zombie.
Avatar de Usuario
Irika
Moderador
 
Mensajes: 882
Registrado: Vie, 15 Feb 2013, 23:28
Ubicación: España


Re: Donde habita la muerte.

Notapor Robla » Dom, 10 Mar 2013, 12:56

Hola,

Una petición. Lo que sean flashbacks o cosas así, ponles cursiva, o algo, para separarlos, que si no me lío.

Bueno Nadia, pedazo de capítulo, nuevamente te has marcado :aplauso: :aplauso: :aplauso:

Me ha gustado conocer más del pasado de nuestro intrépido y pequeño protagonista, y su vivaracha y ya ausente hermana. Las reflexiones en pos de la piscina son maravillosas. Creo que la madre no los ha abandonado, se ha ido por algo, o le ha pasado algo, no me extrañaría que fuera algo que le haya hecho Terry (grandísimo hdp).

No ha aparecido nadie salvador (cosa que parecía evidente, pero ya me la has jugado... :SILB Así no :NAIN; :meparto: ), pero Buzz ha reaccionado, y se ha dado cuenta de cómo está la situación. Uf, nuevamente me ha transmitido muchísimo el sótano. Un cúmulo de emociones, he sentido miedo de las propias paredes de mi casa (menos mal que vivo en un tercero y no tengo sótano, que si lo llegara a tener, ya le podía ir dando, que no volvía a bajar, ni a por la guitarra :meparto: :meparto: ). Como Buzz recuerda como le maltrataba su padre, solo por mirarlo "mal". Escalofriante.

Una cosa que me lié, ¿entró a la casa por la puerta del sótano dónde estaba Kelly o por otra puerta que daba igualmente a la casa? Es que, simplemente quiero afirmarme esa parte. (No quiero que sea una quiniela, vamos :| ).

Nuevamente, me has conmovido con el ataque de Buzz a Terry. Me quedo con que era un buen padre, y prefiero quedarme con las ganas de saberlo, que no quiero sentir lástima por él. Parece que Buzz se ha preparado bastante bien, y ah acabado con su padre. ¿Dónde estará su hermana? Todavía se la va a volver a encontrar. Por qué Dios le pone tantas pruebas al pobre chaval :GBye

Malditos militares. ¡Qué asco de gente! ¡Qué es un chaval de diez años! Que no es un boxeador de treinta y cinco. ¡Qué cabrones! Ojalá se hayan muerto ya entre terribles sufrimientos. Aunque uno de ellos me pareció bastante inestable, al estilo Axel suplicando por su vida, pues este suplicando por no matar al pobre niño.

¡Nuestra primera horda! :bailando: :bailando: :bailando: (¡Qué yuyu...! :TVHOR; ).

El momento cristal... uff... arg... me ha dolido hasta mí (curiosamente mientras leía, me llevé la macho a la pierna, no sé si por instinto, o no sé por qué :bombilla: cosas que pasan ¿no? ::|: ). El momento en que se lo ha quitado, ha sido al más puro estilo lucha Michonne-Gobernador.

Y llegamos al final, que bueno, el chico es bastante espabilado. ¿Serán los nuevos buena gente?. Sobre todo la rubia (sí.... la rubia... :chicle: ) y un árabe. :meparto: :meparto: Un árabe. :meparto: Parece que han aprovechado el apocalípsis para echarse una buena siestecita :dormir: (¿ah no?), es que el final es como una frase lapidaria. Pero no sé si me hace gracia, me es indiferente, o me da hasta miedo. "Estaban follando.". Esto se siente como un final de temporada, lapidaria total :ZO

Y aprovecho este post para dedicarle una canción a mi amigo Poshimoshi, una canción que le encanta.



:meparto: :meparto: :meparto:

Sin duda me quedo con el gran Tino Casal :aplauso:
Saludos, Robla.Imagen
ImagenVisita: Mis Relatos Z: Otras historias y Mi Twitter. Imagen


Imagen
Avatar de Usuario
Robla
Moderador
 
Mensajes: 3791
Registrado: Lun, 31 Oct 2011, 13:16
Ubicación: Escondido.

Siguiente

Volver a Índice general

Volver a Relatos Z

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 2 invitados