//
Go to footer







*** ESTE FORO ACTUALMENTE ES SOLO DE LECTURA. ***






Apocalypse Please

Escribe aquí tu Fanfic (SOLO CAMINANTES REGISTRADOS y por supuesto, temática exclusiva The Walking Dead)

Re: Apocalypse Please (Antiguo "Un nuevo mundo")

Notapor Movris » Lun, 11 Jun 2012, 16:11

Lo estaba leyendo y todo parecía desembocar en una tragedia griega con una Scarlatta O'Hara panocha , pero al aparecer el nombre de Jon , el recuerdo de la obra de Lorca Yerma se ha hecho casi tangible, veo despuntar el acero bajo la luna. Tu encierro espiritual se esta revelando muy prolífico , estoy intrigado por como seguirá?
Spoiler: Show
Avatar de Usuario
Movris
 
Mensajes: 311
Registrado: Dom, 01 Abr 2012, 18:50
Ubicación: Santa Pepa


Re: Apocalypse Please (Antiguo "Un nuevo mundo")

Notapor Phuen8 » Mié, 20 Jun 2012, 17:29

4


ERIC: ¿Y qué piensas hacer?

MEGANE: ¿Cómo que qué pienso hacer?

ERIC: ¿Quieres volver con él?

MEGANE: ¡¿Qué?! ¿Estás loco? No volvería con él ni aunque por ello me salvase de esta mierda.

ERIC: ¿y si su mujer lo deja?

MEGANE: Su novia.

ERIC: ¿No están casados?

MEGANE: No, los que estamos casados somos él y yo.

ERIC: Bueno, ¿y qué piensas hacer allí esta noche?

MEGANE: Tantearé un poco el terreno.- me acerqué a él y susurré intentando evitar que Marcos nos oyera- No me fío de casi ninguno de ellos.

ERIC: ¡Escapémonos!

MEGANE: ¡¿Qué?!

ERIC: ¿Por qué no quieres irte?

MEGANE: ¿Por qué quieres irte?

Hubo un silencio incómodo entre los dos, y nos separamos.

ERIC: Haber visto a tu ex lo ha cambiado todo, ¿verdad?

Me di la vuelta y me levanté.

MEGANE: Shane no tiene nada que ver con esto. Tú y yo queríamos sobrevivir. Hemos sobrevivido. Si salimos ahí fuera los dos solos no sobreviviremos ni medio día…

ERIC: Si encontramos a Jacqui…

MEGANE: si encontramos a Jacqui aguantaremos 3 horas más, pero no llegaremos al final. Los necesitamos, y no sólo para sobrevivir, sino para encontrarla.

ERIC: ¿Cómo vamos a hacerlo? Tú no te fías de ellos y yo no puedo salir de aquí para intentar nada.

MEGANE: Confía en mí. Mañana mismo iremos a por Jacqui, te soltarán y cuando tengamos claro si irnos o quedarnos, entonces, y sólo entonces, lo haremos.

Marcos tocó con los nudillos un par de veces en la puerta y asomó su cabeza por la ventanilla que se abría en lo alto de ésta.

MARCOS: ¿Habéis acabado?

MEGANE: Sí, ya salgo…- me agaché junto a Eric.- Vamos a salir de ésta. Recuerda que mi vida te la debo a ti. Mañana volveré. Descansa y no te preocupes por nada.- salí de la cabaña, cerré la puerta y Marcos la cerró con llave.

Marcos y yo comenzamos a andar hacia el campamento a paso lento.

MARCOS: ¿No te fías de nadie?

Frené en seco y lo miré a la cara.

MEGANE: ¿Has oído toda la conversación?

MARCOS: no me malinterpretes, pero una hora esperando en la puerta, sin móvil y sin entretenimiento…

MEGANE: Esto ya es increíble…- aligeré mi paso.

MARCOS: Megane. Si en alguien puedes confiar es en mí.

MEGANE: ¿Sabes lo que es la intimidad?

MARCOS: Sé lo que es sentirte totalmente sólo rodeado por un grupo de personas a las que no conoces de nada y en el que manda un cateto borracho. Y lo peor es que todos le hacen caso.

MEGANE: Le tienen miedo, que no es lo mismo.

MARCOS: Yo le tengo miedo a los zombies, no a un pirado.- suspiré profundamente.- Si vais a huir, contad conmigo. Y seguramente podéis contar también con T-dog.

MEGANE: No quiero seguir hablando del tema, y, por favor, no quiero que hables de esto con nadie, y nadie le incluye a él –señalé a T-dog, que estaba sentado en una de las mesas de picnic, junto a Glenn.

Nos acercamos a ellos y nos sentamos en las sillas que había alrededor.

GLENN: ¿Cómo estás?- me preguntó.

MEGANE: he tenido días mejores, la verdad.

Glenn sonrió, y T-dog me tocó el hombro.

T-DOG: ¿Tienes algún plan?

MEGANE: Llegar viva a la cena es uno de ellos.-miré a Marcos, indicándole que cambiara de tema.

MARCOS: Vamos a ver lo que han pescado hoy las chicas y a preparar la cena.

Me levanté y me coloqué bien el pelo.

GLENN: ¿Tú no vienes con nosotros?

MEGANE: Voy a integrarme un poco, ya sabes…- dije con una medio sonrisa señalando a los demás.

GLENN: Nos vemos ahora- me sonrió.

Un par de metros a la izquierda y sentados en 3 sillas plegables estaban descansando Andrea, Amy y Dale, conversando animadamente.

AMY: ¡Hey, Megane! ¡Estamos aquí!- se levantó de su silla y vino a abrazarme.- Siento todo lo que ha pasado antes… menuda situación más incómoda, ¿no?

ANDREA: Amy, cariño, Megane necesita descansar, y no creo que quiera hablar sobre ese tema.

DALE: ¿Qué tema? ¿Lo de Jon?

Andrea asintió.

DALE: Mira, ese es un tema que tenéis que tratar vosotros dos, y, como mcuho, con Lori también, pero ¿quiénes somos nosotros para juzgaros o hablar de lo que ha pasado?

AMY: Yo sólo quería que supieras que estamos contigo y que si algún día necesitas hablar…

MEGANE: Tranquila, no hay ya mucho de qué hablar, pero agradezco lo que me has dicho.

Con una radiante sonrisa me despidieron los 3, mientras me dirigía a mi siguiente objetivo: descansar.

MERLE: Pelirroja.- seguí hacia delante como si no hubiera escuchado nada.- ¡¡Pelirroja!!

MEGANE: ¿Qué?

MERLE: ¿Dónde vas?

MEGANE: ¿Vas a apuntar cada uno de mis movimientos en una libreta?- señalé la libreta pequeña y desgastada que él llevaba en las manos.

MERLE: Puede que sí.

MEGANE: Pues apunta.

Merle le quitó la capucha al boli y me miró a la espera.

MEGANE: Que te den por el culo. ¿Lo has escrito bien? Culo no es con k y ese “el” no lleva tilde.- seguí hacia delante pero ambos se levantaron.

MERLE: ¿No vas a cenar con nosotros?- se acercó a mí con una mirada lasciva y destilando un olor a alcohol insoportable.

MEGANE: Ahórrate el tiempo y dime dónde puedo dormir esta noche. Estoy muy cansada.

MERLE: En mi tienda hay sitio de sobra.-miró a su hermano y comenzó a reírse a lo salvaje.

DARYL: Vete a la mierda, Merle.

MERLE: ¿No te apetece una noche de sexo con los hermanos Dixon?

MEGANE: Prefiero que un zombie me arranque las putas tripas y me las dé de comer antes que tocarte con un puto palo de 3 metros.

Daryl se rió desde atrás y Merle se separó de mí.

MERLE: Piénsatelo.

De repente oí de fondo cómo Ed y Carol discutían.

DARYL: ¿Qué pasa?

MEGANE: Nada.- me dirigí sigilosamente hasta las tiendas de campaña y me escondí tras una de ellas.

ED: ¿Me has oído, pedazo de puta?

CAROL: No me llames así, Ed… no me lo merezco.

ED: ¡Claro que te lo mereces! ¡Eres una inútil! ¡Ve ahora mismo a tender la ropa! –Miré al tendedero que había a un par de metros de mí- Ya hablaremos por la noche.

CAROL: Vale… Pero deja que me lleve a la niña.

ED: La niña y yo vamos a quedarnos un rato más aquí hablando, ¿verdad cariño?-miró a Sophia, que lloraba desconsolada mientras se tapaba con una manta el rostro.- Se le pasará. Ahora iremos a cenar.

Antes de que Carol se diera la vuelta, fui a colocarme cerca del tendedero esperando que ella viniera.

MEGANE: Hola.

El rostro de Carol pasó de la tristeza al resentimiento en un segundo.

CAROL: Hola… ¿necesitas algo?

MEGANE: ¿Estás bien?

CAROL: Sí, ¿por qué?

MEGANE: No sé… estás llorando, temblando y en una actitud bastante defensiva para estar hablando con una completa
desconocida.

CAROL: ¿Y a ti qué te importa que esté mal o esté llorando?

MEGANE: Deberías contestarle con esa valentía y fuerza a tu marido, no a mí. No proyectes tu mierda contra mí.

Carol echó a andar hacia las fogatas rápidamente.

MEGANE: Carol… lo siento. –Carol se dio la vuelta.- Sólo quiero decir que… lo he oído sin querer y… no creo que te merezcas eso.

CAROL: No conoces a Ed.

MEGANE: Gracias a dios.

Carol continuó hacia las fogatas y se sentó junto a una de ellas con Nicole y Lori.

“Bien”.

Cogí aire y me volví a dirigir hacia Carol, a pesar de su “agradable” compañía.

MEGANE: Hola-me senté en la fogata y, por supuesto, no obtuve respuesta.- He dicho que hola.

NICOLE: ¿Has dicho “hola” o pretendes que te hagamos la ola? Ya sabemos que estás aquí, lo que no entendemos es qué coño haces aquí.

MEGANE: ¿Perdona? – me levanté, debatiéndome entre el autocontrol y el descontrol.

NICOLE: Aquí no eres bienvenida.- se levantó.- Ya he visto como vas comiéndole el culo a los demás del campamento, pero créeme, yo te he calado desde el principio y no voy a dejar que te entrometas donde no tienes que hacerlo. Así que deja tanto a Lori como a Carol si no quieres tener problemas.- se cruzó los brazos en el pecho.

MEGANE: Así que tú eres la salvadora del grupo, ¿eh? ¿Acaso subestimas a tus amigas? Creo que pueden defenderse ellas solas. Además, no vengo a pelear con nadie, sólo quería hablar con Carol.

NICOLE: Pues resulta que Carol no quiere hablar contigo.

Miré a las 3 con la esperanza de que bajaran la guardia.

NICOLE: Vete.




LORI: No, me voy yo.- se levantó de un salto de la silla y se dirigió hacia la parte trasera de la caravana.

La seguí con mi mirada, lo que hizo que no me perdiera el comienzo de la escenita que se iba a montar, ya que Shane se dirigía corriendo hacia ella.

SHANE: ¿Qué pasa?

LORI: ¡No puedo verla, eso es lo que pasa!

Miré hacia atrás, esperando que nadie se hubiera percatado de la discusión, pero todos mis compañeros miraban hacia ellos.

LORI: No quiero que ella siga aquí.

SHANE: ¿No entiendes que todo esto no es motivo suficiente como para echar a alguien del grupo?- Lori le dedicó una
mirada de odio profundo.- Ella no te ha hecho nada.

LORI: ¿Por qué tiene que estar ella aquí, eh? ¿Por qué tuviste que dar la cara por ella? Esa zorra me está provocando…

Todos me miraron esperando que me defendiera, pero decidí darle una lección. Ella fue la que se equivocó, no yo. Ella sabe la verdad y Shane también. ¿Los demás? No lo sé, pero no me importa.

Me di la vuelta e intenté esquivar a mis compañeros para llegar hasta la cabaña de Eric. Salí corriendo entre los árboles hasta que llegué a la cabaña, que abrí con las llaves que le había quitado a Marcos.

La habitación estaba completamente a oscuras, sólo había un par de ventanillas a la izquierda y la derecha de la habitación. El único mobiliario que había era un colchón tirado con los pies junto a la puerta y una sábana mal puesta, con la que Eric ya se había tapado.

MEGANE: Hola- me acosté en el suelo de lado, frente a él.

Eric parpadeó varias veces y me encontró delante de él.

ERIC: ¿Qué haces aquí? ¿Te han encerrado a ti también?

MEGANE: Tranquilo, sólo he venido a dormir.

ERIC: ¿No pueden dejarte un sitio más cómodo para dormir?

MEGANE: Digamos que ahora mismo estaban ocupados en cosas más importantes. ¿Puedo dormir aquí?

ERIC: Claro…-se echó hacia atrás en el colchón y levantó la sabana.- No es una suite, pero algo es algo -sonrió.

MEGANE: Es suficiente.

Nos colocamos de espaldas al otro y nos tapamos con la misma sábana. Noté su respiración entrecortada, pero en algún momento entre la decisión de preguntarle por qué estaba así y el hacerlo me quedé dormida.

___________________________________________________________________________________________________



¡TOC! ¡TOC! ¡TOC!

La puerta de la cabaña sonó, haciendo que retumbase ésta por completo.

MEGANE: ¿Qué cojo…?-me levanté con cuidado e intenté asomarme a la ventanilla, por si era un caminante el que aporreaba la puerta.- Marcos, ¿qué… qué haces aquí?

MARCOS: Abre.

Busqué las llaves en el suelo de la cabaña y abrí la puerta con cuidado.

MEGANE: Perdona…

MARCOS: ¿Esa es la clase de confianza que quieres? ¿Dices que no te fías de nadie y me robas las llaves en cuanto me descuido?

MEGANE: Sé que lo he hecho mal… pero no sabía dónde ir…- agaché la mirada.

MARCOS: Bueno Megane, tienes suerte de que haya sido yo el que me haya dado cuenta de que faltaban las llaves… sólo he venido para decirte que tienes que hacer guardia esta noche.

MEGANE: ¿Esta noche? ¿A Eric?

MARCOS: No, a Eric la haré yo. Sube al techo de la caravana. Ahí tienes lo que necesitas.

MEGANE: ¿Yo sola?

MARCOS: ¿Qué más quieres?

MEGANE: No sé…

MARCOS: Aún no ha aparecido ninguno de ellos por aquí, así que tranquila. Si ves a uno solo dispara, si ves que vienen muchos grita. Los ruidos fuertes los atraen, no queremos que haya una masacre.



Volví a la cabaña, me puse los deportivos y fui hacia la caravana. En la puerta estaba Dale.

DALE: Tranquila, aún no hemos tenido ningún problema en el campamento.- me sonrió amablemente.- Sube por aquí- me señaló la escalerilla que subía hasta el techo.

MEGANE: Gracias Dale. Descansa.

Subí uno a uno los peldaños y observé el horizonte durante un par de minutos. No se oía ni una voz, ni un ruido, ni siquiera a los grillos. Sólo alcanzaba a oír mi respiración, un poco entrecortada, todo hay que decirlo. Cogí la silleta de rallas azules y blancas que había colocada en el suelo y la monté para poder sentarme. Coloqué con cuidado la escopeta sobre mis piernas, el termo a mi derecha y me puse los prismáticos para observar el campamento con más precisión. Era una gran responsabilidad vigilar por la noche y no podía cagarla.

Como ya habían pasado 10 minutos sin divisar ningún movimiento, dejé los prismáticos en el suelo y bebí un sorbo del termo de café.

SHANE: ¿Se puede?

Miré a mi derecha y lo vi de pie, esperando mi respuesta para terminar de subir o bajar directamente.

MEGANE: ¿Te ha dado permiso Lori?- di un trago de café.

SHANE: No pierdes el humor, ¿eh?

MEGANE: Ni tú el tiempo.- silencio.- Sube.

SHANE: Siento lo que ha pasado antes.

MEGANE: Tranquilo, al primer “zorra” me he ido.

Shane se sentó a su lado en el suelo y miró al horizonte, justo donde yo estaba mirando.

SHANE: ¿estás bien?

MEGANE: ¿Qué quieres?

SHANE: Esta situación me ha pillado por sorpresa. Ya no sé ni lo que está pasando.

MEGANE: A mí me pasa algo parecido, pero en vez de no saber qué está pasando no sé con quién estoy hablando ahora mismo – le miré.- ¿Ahora mismo eres Jon o Shane?

SHANE: Ya te dije que puedo explicártelo todo.

MEGANE: Tenemos toda la noche.

SHANE: yo sólo tengo un rato- miró su tienda de campaña.- Mira Megane, sé que me equivoqué, sé que la cagué, si pudiese volver atrás en el tiempo…

MEGANE: ¿Qué?- lo miré directamente a los ojos, intentando adivinar sus pensamientos.

SHANE: No hubiese hecho las cosas de esta manera, está claro.- suspiró- Sé que es difícil para ti entenderme, pero no podía decirle quien era, no sabía cuánto iba a durar, no podía arriesgarme a que pudiera ir al trabajo a buscarme… Mentí pensando que aquello sería sólo una noche…

MEGANE: … una noche que está durando demasiado. ¿No hubiera sido más fácil dejarme e irte con ella o es que aquella noche todo tu riego sanguíneo se concentró en una sola parte de tu cuerpo? No hace falta aclarar que la cabeza no era, desde luego.

SHANE: Fui un cobarde… pero tú no querías oírme, ¿qué podía hacer?

MEGANE: Desde luego no fue una idea brillante dejar de insistir en volver con tu mujer para irte con la mujer con la que le habías puesto los cuernos. Eres tan cabrón que le mentiste hasta a ella. ¿Ella por lo menos sabía que estábamos juntos?

SHANE: Le mentí…

MEGANE: No sé por qué me sigo sorprendiendo… ¿Qué le dijiste? ¿Que estabas soltero? ¿Que ya nos habíamos separado?

SHANE: Le dije que habías muerto.

Me levanté de un salto de la silla y dejé con cuidado la escopeta en el suelo. Lo miré de arriba abajo con todo el desprecio que pude, intentando encontrar en algún recoveco de mi mente alguna razón por la que me había casado con él. Por desgracia, se me ocurrieron unas cuantas.

Me di la vuelta con los prismáticos en la mano y comencé a observar a través de ellos, con la esperanza de que Shane bajase de la caravana y me dejase en paz.

SHANE: Fui a tu casa.

MEGANE: ¿Cuándo?- seguí observando el campamento, esta vez por la zona del lago.

SHANE: Cuando todo esto empezó. Esa mañana tuvimos muchos avisos: caníbales, violencia de género, asesinatos que a cualquier persona normal le revolverían las tripas… Creíamos que el mundo se había vuelto loco por completo. Las ambulancias y los hospitales no daban abasto… Cuando vimos que la cosa se nos iba de las manos fui corriendo a tu casa a por ti… y viendo que no me abrías tiré la puerta abajo… No estabas allí y pensé lo peor…

A pesar de lo trágico de su testimonio, no pude evitar sonreír por un instante. Él se colocó a mis espaldas.

MEGANE: así que fue por tu culpa por lo que no pude coger mi pistola.- me di la vuelta y esbocé una pequeña sonrisa.

SHANE: ¿Ésta? – sacó una pistola de su bolsillo.

El corazón me dio un vuelvo. Él realmente había estado allí. Me había buscado.

SHANE: ¿De veras creías que yo iba a pensar que un apocalipsis iba a poder contigo? Hace falta más que un puñado de zombies para eso. Ni siquiera un cabrón como yo lo ha conseguido.

Comencé a llorar sin saber por qué y cogí la pistola que él me tendía.

MEGANE: Gracias… de verdad.

SHANE: ¿Quieres que te deje sola?

MEGANE: Sí, por favor…

Shane se fue hacia las escaleras y bajó dos peldaños.

MEGANE: Shane.

SHANE: ¿Sí?

MEGANE: ¿Ella estaba contigo cuando fuiste a por mí?

SHANE: Aún no.

Nos miramos durante unos segundos que se me hicieron eternos.

MEGANE: Buenas noches.

SHANE: Buenas noches.
Imagen
Avatar de Usuario
Phuen8
Moderador
 
Mensajes: 647
Registrado: Lun, 05 Mar 2012, 18:28
Ubicación: Georgia


Re: Apocalypse Please (Antiguo "Un nuevo mundo")

Notapor Movris » Vie, 22 Jun 2012, 15:34

;)
Spoiler: Show
Avatar de Usuario
Movris
 
Mensajes: 311
Registrado: Dom, 01 Abr 2012, 18:50
Ubicación: Santa Pepa


Re: Apocalypse Please (Antiguo "Un nuevo mundo")

Notapor Phuen8 » Vie, 22 Jun 2012, 16:22

5

“Por fin”. Mi reloj marcaba las 8 de la mañana. Lo había mirado 800 veces durante toda la noche y el tiempo se me había pasado más lento que nunca. Removí el termo pero ya no quedaba ni una gota de café. Me levanté con esfuerzo y bajé las escaleras.

En las mesas de picnic ya estaban sentados la mayoría de ellos. Los saludé con la mano y me senté junto a Dale. Tras unos minutos de silencio, propios de un grupo de personas que ha pasado una mala noche, Merle y Nicole salieron de la tienda de campaña y Marcos encendió un fuego.

Decidimos sentarnos todos cerca de él, menos Ed y Carol, que se quedaron hablando aparte mientras ella hacía el desayuno. Lori y Shane fueron los últimos en llegar.

MERLE: Bueno, Maggie-dijo mirándome mientras sostenía un botellín de cerveza en su mano derecha.

MEGANE: Megane.

MERLE: Maggie, Megane, ¿qué más da? No nos has contado nada de ti.

MEGANE: ¿Qué quieres que te cuente?

MERLE: Lo normal, cuántos años tienes, de dónde eres, en qué trabajas…

MEGANE: Nadie me había avisado de que esto era una reunión de alcohólicos anónimos.

MERLE: si lo prefieres puedes contarnos por qué te separaste de Jon.

Si las miradas matasen Merle habría muerto fulminado en ese mismo instante.

MERLE: Oh, vamos, no me dirás que te has enfadado por eso, ¿no?

MEGANE: no voy a entrar en tus juegos. Te tengo calado desde el principio, y conmigo no vas a poder.

DALE: Tengamos la fiesta en paz-dijo levantando ambas manos.

DARYL: ¡Carol, el desayuno! Tenemos que hacer cosas, esto no es un puto campamento de verano.

ANDREA: Por eso mismo no deberías sentarte en la silla y esperar a que ella lo haga todo.- se levantó y fue hacia Carol.

CAROL: No te preocupes, de verdad… ya lo hago yo…-dijo ante la atenta mirada de su marido.

MEGANE: ¿Cómo tenéis repartidas las tareas?

MERLE: Nosotros salimos a procurar que esos cabrones no invadan el campamento y a por provisiones y vosotras guardáis
el campamento y lo mantenéis limpio.

MEGANE: ¿Es una broma de mal gusto?-dije con una risa nerviosa.

DALE: Por desgracia no.

MEGANE: Y, ¿por qué Andrea fue a WalMart con los demás?

MERLE: Porque lo echamos a suerte. ¿Qué pasa? ¿No estás de acuerdo?

MEGANE: No. Y no creo que todos los que están aquí ahora mismo lo estén.

MERLE: ¿Hay alguien que no esté de acuerdo con mi forma de hacer las cosas?

Contra todos los pronósticos, sólo levantaron la mano 4 personas: Andrea, Dale, Marcos y Shane.

MERLE: Lo que me faltaba por ver…

MEGANE: ¿Todos los demás estáis de acuerdo con vuestros puestos?

El silencio inundó el campamento.

SOPHIA: Ha pasado un ángel…

Me levanté de mi asiento con energía y me acerqué a Amy.

MEGANE: Amy, ¿de qué trabajabas?

AMY: era profesora de educación física.

MEGANE: Bien, ya tenemos buena resistencia física. ¿Y tú, Nicole?

NICOLE: ¿Yo? Ehm… entrenadora personal

MEGANE: Vaya, otra persona con resistencia física y fuerza. Bien, ¿Andrea?

ANDREA: Soy abogada.

MERLE: Bien, ya tenemos a alguien que pueda negociar con los zombies para que nos dejen en paz.

ANDREA: Soy abogada pero he ido de caza varias veces con mi padre.

AMY: Y yo también.

MEGANE: Bien, ya tenemos 3 mujeres que de repente no son tan inútiles para el grupo y desde luego pueden hacer algo
más que limpiar ropa en un lago.- me acerqué a Lori.- ¿Qué hacías antes de todo esto?

LORI: Era… ama de casa…- notó como todos la mirábamos.-… pero yo no me he quejado de lo que me ha tocado hacer.

MEGANE: ¿Soy la única que piensa que deberíamos organizarnos de otro modo? Deberíamos rotarnos para salir a por
provisiones, hacer guardias y ocuparnos del mantenimiento del campamento. Por cierto, podríamos ahorrarnos a uno de nosotros en la vigilancia de Eric, creo que ya no hace falta.

MERLE: ¿Eric?

DARYL: Es el que está en la cabaña.

MERLE: Ese se queda así y las cosas se quedan como están.- se levantó de su asiento y apoyó ambas manos en la mesa.-
No voy a consentir que perdamos a gente de nuestro grupo simplemente porque haya igualdad de sexos. Vamos a dejarnos de mierdas.-golpeó la mesa.

MEGANE: ¿Y qué pasa si viene una horda de zombies y sólo hay 3 mujeres, indefensas y débiles, para proteger todo el campamento?

MERLE: Según tú no sois tan débiles. Os podréis proteger.

MEGANE: vamos a hacer de esto una democracia. En eso estamos todos de acuerdo, ¿no?- observé como todos, menos
Merle, asentían con la cabeza.- Bien, que levante la mano quien esté a favor de lo que yo he dicho.

Al principio sólo levantaron la mano Andrea, Dale y Amy , pero poco a poco la levantaron también Marcos, Shane y T-Dog.

MERLE: Vaya, si no me fallan los cálculos sólo sois 7 gilipollas y somos 15 en total. Lo siento, pero el discursito de la igualdad no ha tenido efecto.- se agachó y se tocó la barriga, en lo que parecía un retortijón.- Cuando tengáis algo más importante de lo que hablar me avisáis.- susurró sin fuerza y se fue a la caravana, cerrando de un portazo.

MEGANE: ¿Qué le pasa?

DARYL: ¿Y a ti qué cojones te importa?- se levantó de la silla y se dirigió a la caravana.

MEGANE: ¡Daryl, espera!- corrí tras él.

DARYL: ¡¿Qué?!

MEGANE: ¿Tu hermano es alcohólico?

DARYL: ¿Lo dices sólo porque se haya tomado una cerveza para desayunar?

MEGANE: si obviamos que eso ya de por sí no es algo normal, tu hermano tiene síntomas del síndrome de abstinencia. Llevo sólo dos días aquí y ya lo he visto borracho al menos un par de veces. Es muy peligroso estar así en las condiciones en las que estamos. Dile que deje de beber.

DARYL: Cuando quiera tu consejo te llamaré. Mientras tanto déjanos en paz.- abrió la puerta y la cerró en mi cara.

Me giré, miré a los demás y me fui hacia el lago. “No hay nadie normal en este puto sitio. Están todos desquiciados. Tengo
que irme de aquí. Esta misma tarde hablaré con Marcos y planearemos la escapada.”

Bajé poco a poco por la cuesta que llevaba al lago, intentando no caerme con la tierra y las piedras sueltas que rodaban por el camino. El lago de cerca era mucho más bonito de lo que pensaba, con su agua cristalina y totalmente en calma. Cogí un palo afilado que encontré por la orilla, me senté en esta y sumergí mis pies en el agua, fría como un témpano. Comencé a jugar con el palo haciendo ondas en el agua, intentando poner en orden mis pensamientos. La actitud que estaba teniendo la mayoría de ellos conmigo no era ni de lejos normal. El que había sido mi marido durante 3 años se escondía para poder verme, su novia, a la que no había hecho absolutamente nada, no quería ni sentarse en la misma mesa. Carol y Nicole me hablaban con desprecio y Merle y Daryl… ellos eran de otro mundo.

SHANE: ¡Yo busco por aquí, no te preocupes!- gritó desde la cuesta.

Me giré y me levanté para irme y evitarme problemas, pero él me dijo que me sentara con las manos, así que lo hice.

SHANE: Hola.

MEGANE: Hola.-jugué con mis pies dentro del agua.

SHANE: ¿Qué haces?- se puso en cuclillas junto a mí.

MEGANE: Nada- miré hacia otro lado intentando que no se diese cuenta de que estaba llorando.

SHANE: ¿Por qué lloras?

MEGANE: ¿Tú qué crees?

SHANE: Yo… siento mucho todo lo que pasó…-me tocó el hombro.

MEGANE: ¿Podéis dormir tranquilos?

SHANE: Hombre, yo…

MEGANE: ¿Y si vienen muchos de golpe y sólo hay uno de guardia? ¿Cómo nos organizaremos? ¿Hay armas de sobra?

SHANE: No lo sé, tenemos que hablar de eso aún. Pero Meg… te estoy pidiendo disculpas.

MEGANE: Lo sé.

SHANE: ¿Y no piensas decir nada?

MEGANE: ¿Crees que es un buen momento para hablar de eso?

SHANE: No me cogías el teléfono, no pude…

MEGANE: Shane- lo miré fijamente.- Si te vas a quedar más tranquilo, te perdono. Ya no me duele, no me molesta que
estés con ella. Puedes hacer lo que quieras. Total, no sé cuántos días vamos a sobrevivir ni si llegaré viva a la semana que viene. Vivimos en una continua incertidumbre. Si yo estuviera en tu lugar disfrutaría de las pocas cosas que me hicieran feliz, al menos la vida a ti te ha dado esta segunda oportunidad… aprovéchala.

SHANE: Siento no poder compartir contigo esta segunda oportunidad.

MEGANE: No lo sientas… está todo bien.- me levanté y le sonreí.

SHANE: esta noche podríamos hacer guardia los dos y hablar del tema. Creo que te mereces una explicación. Si me muero mañana, al menos quiero morir con la conciencia tranquila.

MEGANE: Ya he dicho que te he perdonado. Ahora mismo lo que pasó en su momento es lo último que me importa. Tomemos todo esto como el comienzo de una vida nueva. Tú estás con ella y yo no lo quiero cambiar. No hay nada más que hablar.- me di la vuelta y comencé a subir la cuesta con ayuda del palo, intentando reprimir las lágrimas.

SHANE: Perdóname. Te mereces a un hombre de verdad… y yo no lo fui, pero ahora estoy intentando cambiar… – me paré.- Las personas cambian.- me di la vuelta.

MEGANE: ¿Qué quieres decir con eso?- se oyó un ruido entre la maleza- ¿Qué ha sido eso?

SHANE: No lo sé… espera aquí.-me indicó con su mano.

Shane preparó su escopeta y se acercó sigilosamente a la maleza.

MEGANE: ¡Shane!-susurré acercándome a él.- ¡Lleva cuidado!!

Me acerqué a él por detrás y ambos nos dirigimos poco a poco hacia el bosque. El corazón me latía a mil por hora y el pulso me temblaba.

SHANE: Meg.

MEGANE: ¿Qué?

SHANE: Si aparecen varios de ellos tienes que subir arriba y avisar a los demás.

MEGANE: ¿Cómo te voy a dejar solo?

SHANE: Tengo la escopeta.

El ruido se volvió a oír, pero esta vez más cerca. Era algo extraño, como una especie de rugido y algo arrastrando. Shane se paró de golpe y me indicó que guardara silencio.

SHANE: Corre arriba, es uno de ellos. Puede que haya más.

MEGANE: yo te ayudaré, no puedo dejarte solo.

SHANE: Megane, tienes que hacerlo.- me quedé paralizada- ¡Ahora!

Salí corriendo, aunque con reparo, en dirección al lago, pero el ruido de mis pisadas tuvo que atraer al zombie, puesto que pocos segundos después oí gritar a Shane. Intenté bajar corriendo la cuesta, pero me caí en el intento. Me levanté como pude y corrí hasta él. El caminante estaba encima de Shane, forcejeando, mientras éste intentaba alcanzar con su mano derecha la escopeta, que estaba a un metro de él.

Anduve con sigilo hasta ellos y cogí el palo con fuerza.

MEGANE: Schhh- le indiqué con el dedo índice sobre mi boca.

Conté hasta tres y golpeé la cabeza del zombie con fuerza, que cayó hacia la izquierda aturdido, pero “vivo” aún. Shane se tiró hacia su escopeta.

MEGANE: No queremos atraer a los demás.

Dicho y hecho. Clavé el pico del palo en su cabeza, lo saqué lleno de sangre y salpicando tropezones de cerebro y seguí golpeándolo a la vez con los pies, con todas mis fuerzas.

SHANE: ¡Megane! ¡¡Megane!! ¡Ya está! ¡Déjalo!- me separó del zombie.
Imagen
Avatar de Usuario
Phuen8
Moderador
 
Mensajes: 647
Registrado: Lun, 05 Mar 2012, 18:28
Ubicación: Georgia


Re: Apocalypse Please (Antiguo "Un nuevo mundo")

Notapor Movris » Vie, 22 Jun 2012, 17:12

Merle antes del apocalipsis :oops:
Spoiler: Show
Avatar de Usuario
Movris
 
Mensajes: 311
Registrado: Dom, 01 Abr 2012, 18:50
Ubicación: Santa Pepa


Re: Apocalypse Please (Antiguo "Un nuevo mundo")

Notapor Phuen8 » Sab, 23 Jun 2012, 16:28

6



ERIC: ¿Qué ha sido ese ruido?- me desperté sobresaltado.

JESSIE: Cariño, acuéstate y relájate. Anoche me acosté tarde… dame sólo una hora más.

ERIC: He oído un disparo, Jess.

JESSIE: será sólo un sueño. Duérmete.

Me acosté de nuevo y abracé a Jessie por detrás. Estaba casi seguro de que había escuchado un disparo, pero quizás sólo había sido una pesadilla. Cerré los ojos intentando volver a dormirme y la besé en el cuello. Creo que volví a dormir, no sé exactamente cuánto tiempo, porque me parecieron apenas 5 minutos, pero volví a despertarme de golpe. Esta vez no quise despertarla, así que me levanté de la cama y me asomé a la ventana, retirando la cortina. Fuera no había nada de otro mundo, sólo vi un coche pasar, pero no había nadie en la calle. Miré el despertador y marcaba las 06:53 a.m. Me quedé pensando en qué podría ser ese ruido ensordecedor mientras me apoyaba en el radiador. Jessie se dio la vuelta en la cama y me miró con los ojos entrecerrados.

JESSIE: Cariño, ¿qué pasa?

ERIC: Estoy seguro de que era un disparo. Acaba de sonar otro.

JESSIE: Bueno, pues estarán cazando en el bosque o haciendo prácticas de tiro, yo qué coño sé.- se apoyó en su codo
izquierdo.- Ven a la cama y abrázame.

ERIC: ¿Prácticas de tiro a las 7 de la mañana? Está pasando algo.

JESSIE: Pues ya vendrá la policía, ¿no puedes relajarte un poco? Tengo que ir al ginecólogo dentro de 2 horas, si vas a estar en plan CSI por lo menos te pediría que fuera en el salón.

Me acerqué a ella, la besé en la boca y luego en la barriga.

ERIC: Voy a por agua.

Antes de salir de la habitación bajé las persianas y corrí las cortinas, para que la poca luz que entrase no la molestara.
Crucé el pasillo lentamente y me lavé la cara en el cuarto de baño. Tenía los ojos hinchados y la tez pálida. Fui hasta la cocina y me eché un vaso de agua. Mientras lo bebía observé por la ventana a un grupo de gente caminando en manada hacia el bosque. Definitivamente esa mañana el mundo se estaba volviendo completamente loco.
Puse el vaso en el fregadero y me dirigí al radiocassette que había junto a la televisión. Puse un disco de Radiohead,



cogí mi paquete de tabaco y me encendí un cigarrillo para relajarme un poco. Últimamente andaba muy estresado y con demasiadas preocupaciones. A Jessie la habían echado del trabajo poco después de enterarnos de que estaba embarazada, yo apenas tenía trabajo, por no hablar de los líos en los que se había metido mi hermano. Llevaba ya 3 años en la cárcel, desde que atropelló a aquel hombre… ¿Cuántas veces lo habríamos hablado? ¿A quién se le ocurriría darse a la fuga? Si sólo hubiera parado a socorrerle… pero mi hermano nunca hace eso, primero dispara y luego pregunta.
Encendí la tele y me puse a hacer el desayuno. Jessie últimamente andaba con antojo de pancakes, así que le prepararía unos antes de que se fuera. Con caramelo, sus favoritos. Mientras buscaba la sartén oía de fondo la televisión, donde seguramente estaban dando una película de ciencia ficción: “Por favor, las autoridades aconsejan que se mantengan en sus casas y cierren puertas y ventanas para su mayor seguridad hasta que no se descubra el origen de la situación. No salgan a la calle bajo ninguna circunstancia”.

Cuando acabé de hacerlos, los puse sobre la mesa de la cocina y fui al cuarto a vestirme. Me puse mis vaqueros desgastados, mis deportivas negras y una camisa de cuadros rojos encima de la camiseta de tirantes. Caminé lentamente hasta ella y me agaché a su altura.

ERIC: Ya tenéis el desayuno preparado.

Jessie sonrió y se acarició el vientre.

JESSIE: Esta mañana está hambrienta.- me besó.- Voy al baño un momento y desayunamos juntos. ¿Tienes prisa?- se levantó y se puso una bata encima del pijama.

ERIC: No. Hoy no trabajo, te llevo yo al médico. Voy a comprar el periódico.

JESSIE: Vale, cómprame mi revista, por favor- dijo mirando su móvil mientras se metía al aseo.

ERIC: Estás enganchada, ¿eh?

Cogí la cartera, el móvil y salí a la calle con el cigarro ya encendido. Paseé tranquilamente con la mano metida en el bolsillo las cuatro manzanas que había de camino a la tienda. Me sorprendió que aún no hubiera nadie en la calle, porque mi reloj ya marcaba las 8 de la mañana.

Al llegar a la tienda el vendedor no estaba, así que toqué en la marquesina varias veces para que saliera. Esperé 30 segundos, pero no salió nadie.

ERIC: ¡¿James?!- grité sin obtener respuesta.

Me di la vuelta para volver a casa, pero oí un ruido dentro de la tienda. Volví para asomarme, pero no vi a nadie.

ERIC: ¡¿James?!- oí un rugido que procedía del suelo y de repente lo vi ahí tendido boca abajo- ¡James, ¿estás bien?!- grité mientras me dirigía hasta la puerta para entrar a la tienda.

Me acerqué corriendo hasta él, hasta que reparé en el charco de sangre que había bajo su rostro. Di dos pasos hacia él lentamente.



ERIC: ¿Es… estás bien?

James levantó su rostro poco a poco y me miró fijamente. Llevaba la mitad de la cara carcomida y untada en sangre y sus ojos, antes negros, brillaban con un color hielo que me congeló la sangre por completo.

ERIC: ¿Qué coño…?

Fue lo último que me dio tiempo a decir antes de ver cómo se levantaba y corría hacia mí con ansia.

Salí rápidamente de la tienda en dirección a casa y fue entonces cuando me di cuenta de lo que estaba pasando. Los disparos, el grupo de gente adentrándose en el bosque, las calles vacías… todo encajaba. Miré hacia atrás y vi James me seguía de cerca, extendiendo sus brazos hasta mí, como si quisiera alcanzarme. Saqué el móvil corriendo para llamar a Jessie, para que me abriese la puerta y llamase a la policía, pero 2 personas más se unieron a James en la persecución. Una de ellas tenía el cuello totalmente destrozado y de éste emanaba una fuente de sangre y la otra contaba con un brazo… y con lo poco que quedaba del otro. Marqué el número de Jessie y el teléfono dio 3 tonos.

JESSIE: ¿No está mi revista?

ERIC: Jessie, enciérrate en el baño con pestillo y no abras a nadie la puerta, a no ser que sea yo.

JESSIE: ¿Qué coño estás diciendo, Eric? ¿Estás de coña?- rió al otro lado del teléfono.

ERIC: ¡Joder Jessie! ¡Haz lo que te digo! ¡Me están persiguiendo tres tíos! ¡Enciérrate en el baño y no hagas más preguntas!

JESSIE: ¿Qué?

ERIC: ¡Hazme caso!

JESSIE: ¡Voy a llamar a la policía!- colgó el teléfono.

Tenía que actuar deprisa y no sabía cómo hacerlo. Frené en seco y reparé en que la puerta de casa de mi vecino estaba abierta de par en par. Aún sin saber qué me podría esperar al otro lado, pensé en que cualquier cosa sería mejor que estar indefenso en la calle. Entré y cerré la puerta poco antes de que aquellos 3 psicópatas llegaran. Mientras los oía aporrear la puerta me puse a buscar a mi vecino en silencio. No había nada ni nadie en el salón, en la cocina, el baño… Antes de subir al piso de arriba cogí un cuchillo grande de cocina, por si lo que pudiera estar esperando arriba. Subí los peldaños uno a uno con el cuchillo preparado y abrí con cuidado la puerta de la habitación de matrimonio.

ERIC: ¿Robert?- me asomé con cuidado y me estremecí al observar la escena.

Mi vecino yacía en el suelo con la cabeza reventada por completo y una pistola junto a la mano derecha. A sus pies había una mujer desnuda, con las vísceras colgando y un disparo en la cabeza. Todo parecía indicar que él la había disparado y luego se había suicidado. El ruido de fuera me devolvió a la realidad, por lo que sin pensarlo dos veces cogí la pistola, miré en la recámara por si quedaba alguna bala (quedaban 3) y salí corriendo hasta la primera planta. Me asomé a la puerta y pude intuir que ya habría más de 3 personas “esperándome” al otro lado, así que busqué desesperadamente la puerta de atrás, que, por suerte, estaba totalmente despejada. Puse la pistola a punto y llamé a Jessie.

ERIC: Jessie, ¿dónde estás?- susurré.

JESSIE: ¡Los he visto!

ERIC: Jess, necesito que salgas del baño y cojas las llaves del coche. Cuando me oigas gritar sal corriendo de casa. Nos
vamos de aquí.

JESSIE: ¡No puedo! ¡Tengo miedo!

ERIC: ¿Han entrado a casa?

JESSIE: creo que no, pero tengo miedo.

ERIC: Jess, no me da tiempo a abrir la puerta, tienes que hacerlo o nos matarán a los dos… Escucha, si en 5 minutos no me has oído llegar, ve hacia el coche y vete.- colgué el teléfono y avancé hasta el lateral de la casa pegado a la pared todo lo que pude. Por la calle había un par de ellos, pero estaban agachados… rebuscando en las tripas de una anciana y devorándolas.

“No me lo puedo creer… el mundo se ha vuelto loco”. Conté hasta 3 mentalmente y salí corriendo hasta mi casa, que justo estaba enfrente.

ERIC: ¡¡Jess, sal!!- grité junto a la ventana del baño, con la esperanza de que me oyese y me hiciera caso.

Fui directo a la puerta del coche esperando que Jessie se diera prisa, pero no fue así y media docena de ellos se acercaron corriendo desde el otro lado de la calle. Agarré la pistola con ambas manos y disparé a 3 de ellos antes de que ella abriera la puerta.

ERIC:¡¡Corre!!

Jessie salió corriendo hacia el coche a pesar del pánico y me tiró las llaves.

JESSIE: ¡Abre!

Y entonces ocurrió lo que no esperaba. Uno de ellos estaba esperando junto al maletero y la cogió con fuerza. Lo recuerdo a cámara lenta. Recuerdo cómo la agarró por los brazos y se tiró a morderla en la cara. Recuerdo como Jessie gritó desgarrada, mirándome a los ojos, pidiéndome auxilio sin necesidad de pronunciar una sola palabra. Me encontré en su mirada con la muerte. Mi hija. Mi mujer. Mi vida entera. Ellos me la arrebataron… y no pude hacer nada por impedirlo.

La sirena de la policía comenzó a sonar cada vez más cerca y derrapó junto a mi coche.

SHANE: ¡¡Cuidado!! ¡¡Métanse en la casa!!

JACQUI: ¡¡Eric!!- miré a mi izquierda, detrás de Jessie.- ¡¡Arranca!!
Imagen
Avatar de Usuario
Phuen8
Moderador
 
Mensajes: 647
Registrado: Lun, 05 Mar 2012, 18:28
Ubicación: Georgia


Re: Apocalypse Please (Antiguo "Un nuevo mundo")

Notapor Phuen8 » Dom, 24 Jun 2012, 20:51

7



ERIC: ¡¡Ahhh!!-se despertó de sobresalto.

Se sentó en la cama y se percató de que estaba hiperventilando. Su cuerpo estaba cubierto de sudor frío a pesar del frío invernal que entraba por una de las ventanas rotas. Puso su mano izquierda sobre el pecho intentando acompasar sus latidos, sin mucho éxito. Se levantó, buscó su cartera en los pantalones y sacó una foto de su mujer. La observó detenidamente, acariciando sus ojos, su nariz, su boca… ya nunca más volvería a verla, pero eso no significaba que se fuera a olvidar de ella tan rápido… ni de su hija. Cerró los ojos con fuerza, se vistió y salió fuera de la cabaña, dónde esperaba Andrea, que había hecho guardia toda la noche.

ANDREA: Buenos días.- esbozó media sonrisa.

ERIC: Buenos días… ¿sabes dónde está Megane?

ANDREA: Ha dormido hoy en mi cama, en la caravana. Supongo que seguirá allí. Te acompaño, pero no creo que a Merle le haga mucha gracia verte paseando por el campamento.

Ni siquiera pudo contestar. Salió corriendo hasta la caravana y llamó a la puerta.

ERIC: ¿Megane? ¿Estás ahí?

DALE: Eric, Megane está allí, haciendo el desayuno - señaló a las mesas de picnic.- ¿Necesitas algo?

ERIC: No, gracias.

Dale miró extrañado a Andrea, que seguía Eric, y levantó las manos en señal de interrogación.

ANDREA: no lo sé, pero Merle lo va a matar.

________________________________________________________________________________________________

MEGANE: Vosotras os reiréis, pero hace mucho tiempo que no dormía tan a gusto como hoy.

AMY: ¡Eso es imposible!-sonrió y metió un vaso sucio en el cubo de agua.

MEGANE: ¿Has probado a dormir atada en la camioneta de Dixon?

AMY: No, y espero no tener que hacerlo- le pasó el vaso recién lavado para que lo secara con un trapo.

MEGANE: Pues te aseguro que tengo insomnio desde hace meses y hoy he dormido del tirón…

AMY: Pues yo…

SOPHIA: Yo no puedo dormir por las noches…- interrumpió, agachando la cabeza mientras llenaba el vaso de leche.

Amy y yo nos acercamos a ella y la abrazamos.

AMY: ¿Estás bien?

SOPHIA: Ahora sí, porque estoy con vosotras, pero por las noches…- miró con miedo a su padre.

AMY: No te va a pasar nada, estamos todos aquí y siempre hay alguien vigilando el campamento.- le cogió la mano.

MEGANE: Creo que hay algo que le da aún más miedo que los zombies- miré de reojo a Ed.

Ed me devolvió la mirada desde su silla, desafiante, mientras se fumaba un cigarro (en realidad no sabía hacer otra cosa). Quizá le molestaba el hecho de que alguien que no fuera de su familia tratase mejor a su propia hija que él mismo.

ERIC: ¡Megane! ¡Tengo que hablar contigo!

MEGANE: ¿Cómo has salido de la cabaña?- vi aparecer a Andrea.- Bueno, ¿quieres tomar algo?- levanté el vaso de leche.

ERIC: No, necesito hablar ahora mismo contigo…- Andrea y Amy lo miraron- … y en privado.

MEGANE: Vale…- las miré.- Ahora vuelvo.

Seguí a Eric hasta la cabaña, aunque me costó seguir su ritmo.

MEGANE: ¿Qué ocurre?

ERIC: Tenemos que ir a por Jacqui.

MEGANE: Ya… pero, ¿qué pasa?

ERIC: He soñado con ella… y con mi mujer. Tenemos que ayudarle.

MEGANE: Bien. Entonces tendremos que hacer una asamblea- abrí la puerta.

ERIC: No podemos perder más tiempo. Cada día que pasa hay menos esperanza de encontrarla con vida.

MEGANE: Dame media hora.

_____________________________________________________________________________________________________

Llamé a la puerta de la cabaña 20 minutos después y Eric me abrió enseguida, frunciendo el ceño al vernos en la puerta a Daryl, Glenn, T-Dog y a mí.

MEGANE: Traigo una noticia buena y dos malas. ¿Cuál quieres oír primero?

ERIC: La buena.

MEGANE: Nos vamos ahora mismo a por Jacqui.

ERIC: ¿Y las malas?

MEGANE: Tú no vienes, pero éste gilipollas sí- señalé con la cabeza a Daryl.

DARYL: ¡Ehh! ¡Cierra la puta boca!

ERIC: Ciérrala tú si no quieres que te la parta.

Daryl se tiró hacia él, pero T-Dog lo cogió a tiempo.

ERIC: ¿Por qué se supone que no puedo ir?

DARYL: Porque no. ¿Quieres que vayamos a buscar a tu amiga o sólo quieres dar un paseo?

Puse los ojos en blanco y le toqué el brazo.

MEGANE: Antes de que anochezca estaremos aquí.- me di la vuelta, pero él, que me sujetó la mano y me arrastró hacia él.

ERIC: Tráela de vuelta, por favor… y ten cuidado.

MEGANE: Tranquilo- le enseñé la pistola que me había dado Shane.

____________________________________________________________________________________________________


T-DOG: ¿Lo llevamos todo?- dijo subiendo un macuto a la camioneta.

Yo le enseñé mi pistola, Glenn su bate y Daryl la ballesta.

MEGANE: ¿Qué más necesitamos?

DARYL: Nada más.

MEGANE: ¿No llevamos nada más de refuerzo?

DARYL: buscaremos a tu amiga un rato y volveremos, ese es el trato. No necesitamos mucho más de lo que llevamos para
media hora.- le tiró las llaves de la camioneta a Glenn.

GLENN: ¿Tengo que conducir yo otra vez?



MEGANE: Eres el único que no lleva arma a distancia, creo que sería lo mejor… por lo que pueda pasar.

Glenn nos miró con cara de fastidio y tiró el bate a su asiento por la ventana del conductor.

DARYL: ¿Crees que tengo ganas de verte la cara, idiota? Conduce y calla- se subió de un salto a la parte trasera de la camioneta.

T-DOG: Te guiaré hasta allí, conozco esa zona.- dijo mientras abría la puerta del copiloto.

Subí a la camioneta agarrándome a los laterales y miré a Daryl. “No sé qué es peor: que un zombie me abra en canal y me devore las tripas o pasar 6 horas de viaje junto a Daryl Dixon”.

_______________________________________________________________________________________________________


DARYL: ¡Para aquí!- dio un golpe seco en la cabina.

A pesar de haber pasado tan sólo una vez por ese camino, sabía que estábamos a tan sólo 10 minutos andando de WalMart desde el punto en el que nos encontrábamos.

Glenn y T-dog bajaron del coche con precaución y se volvieron hacia nosotros.

GLENN: Esta zona parece estar totalmente despejada.

T-DOG: Es un pueblo pequeño, aquí sólo vive gente mayor…

GLENN: Puede que tengamos suerte entonces, Megane.

MEGANE: Eso espero… bueno, ¿cómo lo hacemos?

DARYL: Vamos, la buscamos, parece que no la encontramos por ningún sitio pero en realidad es un zombie, le reventamos
la cabeza, lloras y volvemos al campamento justo para cenar.

Saqué la pistola y le apunté a la cabeza con ella.

MEGANE: Vuelve a decir una gilipollez como esa y te vuelo la cabeza ahora mismo.

DARYL: Creo que me voy a mear encima- miró a la pistola y luego a mí.- La próxima vez que quieras amenazar a alguien
quita al menos el seguro.

Quité el seguro mientras Glenn suspiraba y se ponía en medio.

GLENN: ¿Podemos buscarla ya?

T-DOG: Vamos al sitio donde la perdimos, quizá encontremos alguna pista.

GLENN: Yo miraría en los alrededores, quizás se haya refugiado en alguna casa.

MEGANE: Esto está plagado de casas.

GLENN: Podemos… llamarla.

DARYL: Sí, bien pensado. Esperad, ¿por qué no cogemos un megáfono, la llamamos y ponemos un cartel que ponga “Carne
fresca gratis”?

GLENN: ¿Se te ocurre algo mejor?

DARYL: Cualquier cosa es mejor que esa mierda que se te acaba de ocurrir.

T-DOG: Megane, ¿cómo llegasteis aquí? ¿No sois de Augusta?

MEGANE: sí… - sonreí.- ¡Eso es! ¡El coche!

T-DOG: ¿Qué coche?

MEGANE: Vinimos en el coche de Eric. Estoy segura de que seguirá allí.

DARYL: Imposible, tardaríamos horas en hacer todo lo que estamos diciendo. Escucha…

MEGANE: no, escúchame tú- le interrumpí y hablé para el grupo.- Esto es lo que vamos a hacer.

___________________________________________________________________________________________________



MEGANE: ¡Mierda! ¡Debería estar aquí!- señalé el hueco que había dejado el coche de Eric.- ¡¡Mierda!!

DARYL: ¿No te habrás equivocado de sitio, no?

MEGANE: No, esa pila de muertos ya estaba ahí…- me di la vuelta.- Y ese coche también. Cogimos un montón de
armamento de su maletero.- me puse en cuclillas.- ¡Mierda, mierda y mierda!

DARYL: Tu amiga se ha fugado con todas las armas. ¡Qué hija de puta!

MEGANE: ¡Eh, imbécil!- me levanté de golpe- Seguro que ella está por aquí… alguien habrá robado el coche.

DARYL: 3 horas de coche para esta mierda…- le pegó una patada a un cuerpo que había tendido en el suelo y le salpicó
sangre por todo el cuerpo. Se limpió la sangre de la cara y notó una ligera presión en el tobillo - ¿Pero qué cojones…?- el “muerto” que había en el suelo despertó de pronto, abrió sus ojos color celeste y se aferró a su pierna- ¿Serás hijo de
puta?- dijo mientras le clavaba una flecha en la frente con su ballesta.

Apoyó el pie derecho sobre una de sus mejillas, apretó y tiró con fuerza de la flecha para sacarla, limpiándola con sus pantalones.

DARYL: ¿Y ahora qué?

GLENN: ¿Por qué siempre tengo que ser yo el que arriesgue su vida?- se oyó a unos metros.

Ambos aparecieron con gesto cansado tras un par de coches y T-Dog llevaba un bate manchado de sangre en la mano. Ni rastro de Jacqui.

MEGANE: No, por favor…- me tapé la cara.

T-DOG: Hemos encontrado el bate de Jacqui dentro de un despacho del supermercado…

GLENN: Lo siento…

DARYL: ¿Cómo sabéis que es el suyo?

GLENN: Llevaba este dibujo- señaló el icono de los “Atlanta Braves” que había inscrito en la empuñadura.

Cerré los ojos, me senté con cuidado en el suelo e intenté respirar profundamente, intentando asimilar a cada inspiración lo irremediable de la situación.

DARYL: ¡Oh, vamos! ¡Estamos rodeados de zombies! ¿Qué esperabas?

Quizás él esperaba que me levantase y le apuntara a la cabeza de nuevo, pero no lo iba a hacer porque lo peor de todo es que sabía que él llevaba toda la razón.

MEGANE: Chicos… gracias por ayudarme…- me sequé las lagrimas y saqué la pistola.- Vámonos ya. Aquí no hay nada más que nos interese.

GLENN: ¿Y el coche?

DARYL: Éste es el coche- señaló con ambas manos el vacío que había detrás de nosotros.- Mi hermano estará encantado de
saber que hemos gastado un depósito de gasolina para ir en busca de una negrata y de su coche fantasma.

T-DOG: Cierra la boca ya, Dixon.

MEGANE: Volvamos al campamento.- eché a andar en dirección a la camioneta.

____________________________________________________________________________________________________


DARYL: ¿Estás bien?- se limpió la boca con un pañuelo y lo volvió a meter a su bolsillo.

Le miré con una mezcla de desprecio y dolor y volví a mirar hacia el horizonte, que perfilaba ya un nuevo atardecer. ¿Cómo iba a decirle a Eric que Jacqui había muerto? ¿Cómo había podido llegar Jacqui al interior del supermercado pero no a la camioneta cuando ella y Glenn salieron? Una extraña sensación me invadió y sentí una punzada de dolor en el estómago.

Sólo la conocía desde hacía unos días, pero había hecho mucho más por mí que muchas personas que había conocido a lo largo de mi vida. Ella me había salvado la vida. Si hubiéramos dado la vuelta el mismo día que la perdimos, ¿se hubiera podido salvar? ¿Y si hubiéramos ido al día siguiente? ¿Cómo había podido dejar pasar 4 días? Me había convertido en una completa egoísta…

A pesar de ser noviembre la vegetación tenía un peculiar color dorado, y se agitaba nerviosa por el viento. Me puse la capucha y metí las manos entre las piernas para calentarlas a través de mi calor corporal.

MEGANE: ¡¡PARA!!
Imagen
Avatar de Usuario
Phuen8
Moderador
 
Mensajes: 647
Registrado: Lun, 05 Mar 2012, 18:28
Ubicación: Georgia


Re: Apocalypse Please (Antiguo "Un nuevo mundo")

Notapor Movris » Lun, 25 Jun 2012, 08:40

Jacqui!!! :D
Spoiler: Show
Avatar de Usuario
Movris
 
Mensajes: 311
Registrado: Dom, 01 Abr 2012, 18:50
Ubicación: Santa Pepa


Re: Apocalypse Please (Antiguo "Un nuevo mundo")

Notapor Phuen8 » Mar, 26 Jun 2012, 18:01

8



Glenn frenó en seco y el coche dio un gran derrape.

DARYL: ¿Estás loca? ¡Podríamos haber salido despedidos!

Me senté en el lateral izquierdo de la parte trasera de la camioneta y me bajé con cuidado. Le quité el seguro a la pistola, apunté al frente y anduve en silencio y con sigilo. T-Dog y Glenn se bajaron de la camioneta sin hacer mucho ruido.

GLENN: ¿Qué pasa ahora?

T-DOG: ¿Qué está haciendo?

Seguí avanzando hacia el coche que había volcado en medio del campo, a un lado de la carretera. Estaba completamente boca abajo y, a juzgar por su aspecto, había dado varias vueltas de campana antes de llegar a ese lugar. Sólo una ventana, la trasera, estaba completamente intacta. El resto del coche estaba totalmente abollado. Entrecerré los ojos para enfocar con más calidad la matrícula del coche. Desde pequeña había tenido una “pequeña” afición a aprenderme de memoria las matrículas de los coches de mis familiares y vecinos. Observé desde unos 10 metros la matrícula, que pendía de un solo tornillo. No cabía duda: era el coche de Eric.

Avancé entre la maleza poco a poco, sin perder de vista mi objetivo. ¿Tendría razón Daryl? ¿Alguien lo habría robado? ¿Jacqui había intentado escapar en el coche de Eric? De ser así, ¿habría sobrevivido al accidente? Fuera quien fuese tendría que andar con cuidado. Me puse erguida, miré hacia atrás y les hice una seña a los demás para que vinieran. Vi como Daryl le hacía un gesto a los otros dos para que esperaran allí. Se acercó de forma ágil y rápida hacia mí y se colocó a mis espaldas.

DARYL: ¿Es el coche?

MEGANE: Sí- lo miré a través de mis hombros- Ve por la izquierda y no dispares hasta que no estés seguro de que es uno de ellos.

Nos separamos para observar con perspectiva la escena y yo me dirigí hacia la derecha como habíamos planeado. Di un paso adelante con el pie izquierdo, luego con el derecho, muy lentamente, hasta que vi un movimiento cerca del coche. Oí a alguien toser y vomitar, por lo que deduje que estaría vivo, no sé si herido, pero estaba claro que no se trataba de un caminante.

MEGANE: ¿Ho… hola?

Me agaché casi a ras del suelo, intentando ser prudente.

JIM: ¿Hay alguien ahí? Por favor, les daremos todo lo que tenemos, pero no nos hagan nada.

Me levanté con cuidado y miré directamente a una de las puertas traseras del coche, dónde había un hombre apoyado.
Rondaría los 40 años, llevaba una barba abundante y una gorra azul, a juego con su camisa. Rebosaba sudor y su cara mostraba auténtica preocupación. No iba armado y no parecía problemático.

MEGANE: Levanta las manos y tira al suelo todas las armas que tengas.

JIM: ¿Armas? Si tuviera armas mi hija no estaría enferma…-se secó el sudor de la frente con su camisa y miró hacia el interior del coche.

MEGANE: ¿Enferma? ¿Qué le ocurre?- recorté distancia apuntándole aún con mi pistola.

JIM: Se ha cortado con algo en la pierna…- parpadeó casi a modo de tic y movió con ansiedad sus manos.

MEGANE: ¿Cuándo la han mordido?- dije frente a frente.

DARYL: ¡Megane!

MEGANE: ¡Estoy aquí!

Daryl se acercó con la ballesta preparada.

DARYL: ¿Quién eres tú y qué haces con este coche?

MEGANE: Antes de contestar a esto respóndeme a mí. ¿Cuándo la han mordido?

JIM: No la han…

Me asomé a la parte trasera del coche y vi a una chica joven, de unos 18 años, tirada sobre el techo del coche. Levanté la manta que la cubría y la vi, vestida con un pijama de verano y blanca como el papel.

MEGANE: ¿Pretendes que me crea que eso no es un mordisco?

JIM: necesitamos vuestra ayuda.

MEGANE: No si no podemos confiar en vosotros. Acabo de conocerte y ya me estás mintiendo. Sólo lo preguntaré una vez más. ¿Cuándo la han mordido?

JIM: Ayer… por la tarde.

DARYL: ¿Han mordido a alguien? Hay que pegarle un tiro en la cabeza.

JIM: ¡Es mi hija!

DARYL: Ya no. Ahora es un zombie.

MEGANE: Todavía no.

DARYL: ¿Cómo que no? La han mordido, te lo acaba de decir.

MEGANE: Sí, pero ni siquiera está muerta, sólo inconsciente- dije observando cómo su pecho subía y bajaba al compás de su respiración. Rocé su piel.- Está ardiendo.

DARYL: Y, ¿eso qué quiere decir?

JIM: No lo sé, pero lleva así desde que la mordieron.

DARYL: Se va a convertir. Hay que matarla.- se acercó al coche.

MEGANE: Aquí no se mata a los vivos, Daryl.- lo paré poniendo la palma de mi mano contra su pecho.

DARYL: ¿Conoces alguna cura?

MEGANE: No, pero sólo es una niña. Hay que esperar. No sabemos qué puede pasar.

JIM: Yo… yo si lo sé.

Daryl y yo lo miramos con incertidumbre.

JIM: mordieron a mi mujer mientras desayunábamos en el jardín, hace ya casi una semana. No sabíamos lo que estaba pasando, así que la cogí en brazos y la metí en el coche con ayuda de mi hija- se sentó en el suelo.- Al principio pensé que se le pasaría, pero cuando vimos en lo que se estaba convirtiendo la ciudad, nos dimos cuenta de que no había vuelta atrás. Tuvo una fiebre muy alta, alucinaciones, espasmos… incluso pesadillas. Hace 3 días murió en mis brazos…

MEGANE: ¿Y se convirtió?

JIM: Sí… pero eso no tiene por qué pasarle a mi hija. Ella está bien.

DARYL: Su hija está tan infectada como su mujer. Y si quieres que te ayudemos tendrás que dejar que nos encarguemos de ella.

Jim me miró en busca de apoyo y comprensión, pero en ese aspecto no iba a transigir.

MEGANE: Lo siento, pero él tiene razón. No podemos llevarla con los demás estando como está. Lo siento de veras.

JIM: ¿Los demás? ¿Atlanta? ¿Sois militares?- nos examinó con interés.

DARYL: los demás son nuestro grupo, un campamento que tenemos a las afueras de Atlanta, “Atlanta” es un cementerio andante y no, no somos militares, creo que salta a la vista.

JIM: Y, ¿qué hacéis aquí?

MEGANE: Eso mismo me gustaría preguntarte. ¿Qué haces en este coche? No es tuyo.

JIM: nuestro coche se estropeó a 2 kilómetros de aquí.

DARYL: Y decidiste robar este coche.

JIM: ¿Robar? No lo he robado. Nos recogió una mujer, cerca de Walmart- señaló a lo lejos.

MEGANE: ¿Una mujer? ¿Qué mujer?- me agaché a su lado.

JIM: No me dio tiempo a conocerla mucho. Anoche vi unas luces acercarse hacia nosotros y salí a la carretera para pedir ayuda. Dejó que nos montáramos, aún sabiendo que mi hija estaba enferma… y tuvimos un accidente.

MEGANE: ¿Te dijo cómo se llamaba?

JIM: Sé que empezaba por J… pero no lo recuerdo bien.

MEGANE: ¿Jacqui?

JIM: ¡Sí!

MEGANE: ¿Dónde está?- me asomé al asiento del conductor y no vi nada, excepto un rastro de cristales rotos procedentes del parabrisas.

JIM: Salió despedida… está muerta.

MEGANE: ¡¿Dónde está?!

JIM: Está junto a ese árbol de ahí- señaló detrás de Daryl, dónde se encontraba un pino enorme.

Salí corriendo hasta allí, con miedo de encontrarla sin vida o, peor aún, infectada, pero con ganas de saber cuál era su estado, al fin y al cabo.

Y ahí estaba. Tendida en el suelo, boca abajo. Llevaba el pelo revuelto y el brazo izquierdo lo tenía cubierto de sangre seca. Las lágrimas comenzaron a resbalar por mis mejillas y no pude evitar pensar en Eric. Me puse de rodillas junto a ella, para asegurarme de que ya no respiraba. Con el pulso tembloroso acerqué mi mano poco a poco a su cuello, cuando noté un leve movimiento de su cabeza. A pesar de que podría tratarse simplemente de un espasmo post-mortem, saqué corriendo la pistola de mis pantalones y la apunté, mientras tocaba su mano, casi congelada. Ya no había duda de que Jacqui había muerto, pero al menos quería despedirme de ella. Retiré el pequeño mechón que le tapaba la cara y la observé durante un par de segundos, justo antes de que estuviera a punto de darme un ataque al corazón.

JACQUI: ¡Joder! ¡Qué susto!- dijo al ver mi pistola.

MEGANE: ¡¿Que qué susto?! ¡Casi me da un puto infarto! ¡¿Tenías que despertarte de pronto?!

JACQUI: ¡¿Y tú cómo coño te despiertas?! ¡¿Acaso avisas a los demás 2 minutos antes?!- se tocó la cabeza.- Dios… qué dolor.

Daryl, Jim y los demás se acercaron corriendo hacia nosotros.

JACQUI: Vaya recibimiento… ¿apartas la pistola de mi cabeza, por favor?- la guardé en el bolsillo.

MEGANE: Creíamos que estabas muerta.

JACQUI: ¿Yo? ¿Muerta? ¿Qué te hace pensar eso?

Todos miramos hacia el coche de Eric.

MEGANE: Además, estás helada.

JACQUI: Estamos en noviembre. En mitad de los Estados Unidos. ¿Qué esperabas?

Pese a que el reencuentro con Jacqui no era el esperado, sonreí por el hecho de haberla encontrado y, gracias a su Dios, con vida. Nos abrazamos con fuerza y le acaricié la cara con ternura.

MEGANE: Eric no se lo va a creer cuando te vea.

JACQUI: ¿Dónde está Eric?- miró a los demás.- ¿Y quiénes son estos?

MEGANE: Es una larga historia. Te lo contaré de camino.

KAREN: ¡¿Papá?!
Última edición por Phuen8 el Lun, 02 Jul 2012, 13:50, editado 1 vez en total
Imagen
Avatar de Usuario
Phuen8
Moderador
 
Mensajes: 647
Registrado: Lun, 05 Mar 2012, 18:28
Ubicación: Georgia


Re: Apocalypse Please (Antiguo "Un nuevo mundo")

Notapor Movris » Mié, 27 Jun 2012, 08:35

Que bien ha vuelto Jaqui :alegria: ahora mismo vuelvo a poner su canción jajajajja. En el vídeo sale tu admirado Shane con unos pocos años más te lo dejo para tu deleite



Ojito cuando se levanta sobresaltado un leñador que ha soñado con señoras, puede tener un punto de alegría :meparto:
Spoiler: Show
Avatar de Usuario
Movris
 
Mensajes: 311
Registrado: Dom, 01 Abr 2012, 18:50
Ubicación: Santa Pepa

AnteriorSiguiente

Volver a Índice general

Volver a FanFics - The Walking Dead

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 6 invitados