Review 5×09 “What Happened and What’s Going On”

“Struggling man has got to move, struggling man, no time to lose”

Esta semana tenemos la suerte de contar con el capítulo que marca el regreso de nuestra serie, The Walking Dead, que además nos presta su nombre. Hablamos del capítulo 5×09 titulado What Happened and What’s Going on. Un episodio un tanto peculiar y distinto de lo que suele tenernos acostumbrados la AMC. Esta semana se rompía el parón establecido desde el 30 de noviembre, día en que dijimos adiós a los zombies por navidad con un capítulo especialmente triste, el 5×08 titulado Coda.  

Debido a la importancia que suponía el regreso de la serie a la pantalla, el 5×09 corre a cargo de Scott Glimpse en el guión y Greg Nicotero como director, ambos veteranos productores de The Walking Dead.

Y sin más dilación, entramos de lleno a comentar el episodio. Esta semana parecía que estuviese viendo un capítulo de Lost por momentos, el uso de flashback y flashforward se ha entremezclado en la narrativa, un recurso arriesgado ya que el riesgo de confundir y marear al espectador es demasiado alto. En este caso, el resultado me ha parecido personalmente satisfactorio. El capítulo está plagado de simbología, pistas y un sinfín de recursos creativos que aportan dinamismo y diferencia este capítulo del resto.

end of road

Desde las primeras escenas, vemos que el grupo de supervivientes se reúne con motivo de un entierro, y es de suponer que el entierro será para la pequeña de los Greene, Beth. Una serie de flashes y planos se superponen unos a otros a lo largo del capítulo en momentos cruciales, dando a entender lo que parece ser un adiós, una despedida. Unas vías de un tren internándose en un bosque profundo, el sol visto desde el interior de un coche, un esqueleto abandonado en mitad de un lecho de hojas…todos ellos pasado bajo un filtro de imagen que aviva los colores cálidos y aporta una sensación de pasaje. Sinceramente creo que hablamos de uno de los mejores episodios a nivel creativo de The Walking Dead y filmado con un mimo y delicadeza sublimes.

La trama gira en torno al pasado de Noah, que le cuenta a Rick los planes que tenía de regresar a su hogar junto con Beth, ubicado en las afueras de Richmond, Virginia. La verdad es que desde bien entrado el episodio se experimenta una tensión que hacía tiempo no sentía viendo The Walking Dead. Casi como abrir los ojos y descubrir que efectivamente estamos viendo una serie de supervivencia y que en cualquier momento, alguien puede morir. Parece casi como si los productores leyeran la mente del espectador y quisieran darnos una lección, un recuerdo: The Walking Dead no tiene finales felices. La tensión es palpable en la música que siempre alabo, compuesta por Bear McGreary, un genio de las emociones. Durante el episodio al completo te mantiene enganchado a la pantalla, casi como si la música ejerciera de imán y te sintieras atraído de forma inevitable.

PicMonkey Collage

En este momento del episodio te percatas de un detalle. La imagen de la izquierda muestra a Noah “destrozado” y herido en la frente, un plano que vemos a comienzos del episodio, y que es como descubriremos más adelante, un flashforward (un adelanto en el tiempo). Cuando el grupo atraviesa una barrera defensiva de alambre metálico, Noah se hace daño. Este no es el único utilizado en el capítulo, la mujer caminante en el coche, o el esqueleto, o el sol a través del cristal, son más ejemplos que veremos.

Con respecto a lo que yo considero pistas, hay muchas a lo largo de los 40 minutos de What Happened and What’s Going on. Unas pistas que parecen predecir el futuro de nuestros supervivientes preferidos y que vaticina que no va a ser precisamente de buen gusto. Un símbolo que aparece en múltiples ocasiones a lo largo de los minutos es la letra “W”. Esto puede significar muchas cosas, pero tengo tres teorías al respecto.

1/ La proximidad del grupo de Negan, The Saviors. ¿Por qué? Pues Negan en el cómic es quizá el mayor y más peligroso antagonista con el que se topan los supervivientes, un grupo que se dedica a comerciar aniquilar con todo aquel que no se doblega ante ellos. The Saviors todavía no han hecho su aparición y dada la condición en la que se encuentra Wiltshire, invadida por caminantes tras lo que parece haber sido un asalto en toda regla, podemos suponer que fue Negan el causante por varias razones. Los guiños al antagonista del cómic de Kirkman son demasiados. El bate de béisbol que encuentra Glenn, algo que se me antoja macabro pensando en su posible uso, un bate de béisbol que Negan puede recubrir con el alambre con el que Noah se hace un corte en la frente para que se parezca a su versión representada en papel. Además, si recordamos a la madre de Noah con su cabeza aparentemente reventada por un objeto contundente…más claro agua. Para acabar, Negan en el cómic hace uso de un ejército de caminantes que utiliza para amedrentar a sus víctimas, un ejército que bien podrían ser los torsos acumulados en la camioneta con la que chocan nuestros supervivientes en su huida. Unos torsos desmembrados y marcados en la frente con la inicial “W”.

2/ El grupo conocido como “Whisperers”, en español “Susurradores”. Tendría sentido debido a que el suntativo comienza por la misma inicial, la W presente en varios momentos del capítulo. La podemos ver en la frente de los caminantes, en la forma de los árboles a las afueras de Wiltshire (también comienza con W), y en la pintada que vemos en la entrada del barrio, “Wolfs not far” / Hay lobos cerca. Una frase que bien puede ser una advertencia o una amenaza.

w

3/ Puede tratarse de otro grupo de humanos salvajes completamente distinto, llamados “Wolves”.

4/ O puede tratarse de verdaderos lobos. Si prestamos atención a los segundos 23-24 de la promo del próximo episodio, podemos ver lo que parece ser una pareja de lobos. Esto nos da a entender que el grupo de Rick y compañía va a cruzar camino con estos animales. Aquí podéis ver el vídeo.

m3PPdPvjS9EzvbqeE2Ru_Screen Shot 2015-02-09 at 11.15.20 AM

Me gustan las metáforas que han utilizado Greg y Scott para este episodio. Un episodio que está protagonizado por la asimilación de la pérdida de Beth y de la poca humanidad que les queda a los supervivientes. Tyresse se erige como la voz de la conciencia, la voz de la cordura y como brújula moral. Un papel que en su día representaron primero Dale y luego Hershel. De nuevo The Walking Dead se deshace del alma gentil del grupo, demostrando así que este mundo no está hecho para los débiles ni para los que “salvan a niños”.

Tyresse acompaña a Noah a su casa, una casa que también vimos al inicio del capítulo en forma de flash, vaticinando que aquí va a ocurrir algo. Y mientras Noah se despide del cadáver de su madre, Tyresse se aproxima (solo) al interior de la casa, para descubrir el cuerpo de uno de los hermanos gemelos de Noah. Es en este momento uno de los más sublimes con respecto a dirección y ambiente. El primer plano de la cara de Tyresse centrado en observar las fotografías es simple, sí, pero acertado a su vez. Un plano que arrebata visión, y por lo tanto control de la escena, al espectador, causando estrés y tensión. Todo ello acompañado por la música de McGreary, que apostilla el momento con el sonido estridente de violines nerviosos. Una escena en su esencia algo simplona pero que al menos en mi caso reaviva la pasión por esta serie. Y es que adoro la adrenalina que me causa ese momento al distinguir la sombra desenfocada del gemelo que faltaba al fondo. Un gemelo que tiene hambre de carne humana. Podríamos ponernos quisquillosos y pensar ¿no oyó Tyresse los sonidos guturales propios del caminante a través de la puerta, ni luego a su espalda? pero el caso es que la escena termina con el hermano de Sasha siendo mordido en el antebrazo y con Noah encargándose de darle paz a su hermano. Y de esta sencilla manera se gana el recién incorporado al grupo el odio de una cantidad de fans fieles a la serie. Noah se ha marcado ni más ni menos que lo que yo llamo un Carl. Al igual que Carl en la segunda temporada “juega” con un caminante que acabará matando a Dale, Noah en esta ocasión conduce con su imprudencia a la muerte de Tyresse.

Es en este momento cuando comienzan a experimentar de pleno a nivel narrativo. La radio, que parece ser el símbolo de la conexión de Tyresse con la vida, con su enfrentamiento de la realidad, comienza a sonar. Cabe destacar como detalle que la voz que se escucha es la de Andrew Lincoln en su acento inglés natural. La voz de Andrew relata la crueldad del ser humano retransmitiendo lo que parece ser el genocidio de Ruanda. Con la excusa de lo que parece ser la fiebre por la mordedura, Tyresse comienza a tener visiones (Jim tardó días en experimentarlas, y Andrea no tuvo ninguna que sepamos). Quizás debido también a la pérdida industrial de sangre, alucina con medio elenco de nuestros protagonistas fallecidos. Todos y cada uno con su propósito, dialogar con Tyresse sobre “apagar la radio” o seguir enfrentando la realidad. Micah y Lizzie hacen gala de lo escalofriante que pueden resultar dos hermanas en un apocalipsis sonriendo de oreja a oreja. Martin le recuerda las razones por las que acaba de ser mordido y relativiza sobre aquello que podría haber pasado, mientras que Bob Stookey representa la ineludible certeza del destino. Pasó lo que tenía que pasar. Y para terminar esta escena nos encontramos con El Gobernador, que atormenta a Tyresse. Ahora viene mi opinión personal; quizá yo no habría elegido utilizar lo que parece ser una presentación de imágenes a lo “power point”, pero para gustos hay toda una gama de colores.

“It’s better now”

Un lema que se repite de boca de las hermanas Samuels repetidamente. Un lema que parece calar cada vez más hondo en el grandullón a medida que la fiebre se apodera de él. Algo que me gustó fue la forma de grabar el segundo ataque de un caminante, que para mi sirve junto con el caminante que no puede decapitar Michonne, para recobrar un miedo a los zombies que aparentemente se había perdido. Si los personajes no sufren miedo, difícilmente el espectador va a experimentarlo. También me pareció un guiño la forma en la que El Gobernador se “transforma” en un caminante, o las manos de Lizzie y Micah en las de Rick. Me recordó a el 2×05 Chupacabra, cuando Daryl yace tendido en el suelo y lo que parece ser Merle intentando despertarlo, acaba siendo un caminante.

screen-shot-2015-02-10-at-12-23-01-pm

A estas alturas, todos han perdido su humanidad, y poco a poco han acabado por ser “consumidos”. Rick comenta con Glenn cómo supo que Dawn no quería matar a Beth y la certeza de que aun así querría haberla asesinado. Glenn reflexiona y alega más tarde que no habría importado pero la habría matado él mismo, sin importar lo correcto. Rememora el momento del 5×01 No Sanctuary en el que hizo parar al grupo para salvar a un rehén de Terminus y cómo ahora mismo no se molestaría en hacerlo. Michonne, impávida ante la falta de empatía de sus amigos, busca desesperadamente un hogar al que aferrarse, un refugio para sanar las heridas de la mente, aquellas que difícilmente pueden cicatrizar. Digna de alabar es la escena que muestra la muerte de Tyresse, su rendición, el momento en que decide “apagar la radio”. Como dato curioso añadir que desde su aparición, tanto Lizzie, como Micah o Beth mostraban las heridas que causaron su muerte, mientras que una vez Tyresse hace las paces con su destino, las heridas desaparecen.

La lógica diría que es improbable que tras perder a Beth en el episodio anterior, muriese otro personaje principal como Tyresse, pero de nuevo sorprenden desde la AMC marcándose un episodio-despedida e intentando darle a Tyresse todo el minutaje del que no ha podido disfrutar por falta de tiempo o un elenco demasiado concurrido. Su pérdida deja espacio para el desarrollo de personajes aún no explorados como Abraham o la reacción de Sasha a la ausencia de su hermano, un personaje inventado pero que parece seguir las veces de Andrea en el cómic.

El capítulo cierra desvelando el entierro de Tyresse con la tradición americana de depositar un poco de tierra cada uno. Cierra precisamente con la misma imagen con la que comenzó el episodio, que a mi me transmitió una sensación de incapacidad de luchar contra el destino. De lo inevitable que resultan los acontecimientos a veces. Una música despide los últimos segundos y la escena se ve a través de las ramas de lo que parece ser un sauce llorón. Una escena emotiva y dulce, conmemorativa a modo de despedida, de adiós.

En resumen, un capítulo que hace gala de metáforas, simbolismos y recursos de estilo que recuerdan más bien a un trabajo de Christopher Nolan adaptado a la pequeña pantalla. Un episodio que representa la batalla contra lo establecido, la norma. Tyresse defiende sus principios y su derecho a vivir. Retener aquella parte de ti mismo y aun así sobrevivir. En su discurso se aferra a la vida, a seguir adelante sin reservas, pero conservando aquella parte de sí mismo que define a su persona. Tal como Sasha le dijo en el 5×08 Coda, él no ha cambiado. Y parece ser que eso ha sido su perdición. Parece ser que en este mundo más que nunca, la adaptación es la clave de la supervivencia. Y si no te adaptas, debes “pagar la factura”/ Pay the bill.

Mike Romer

struggling man

 

Escrito por Mike Romer

Soñador empedernido, escritor de pensamientos y cantante desde la cuna. Viviendo entre lo real y lo onírico. En busca constante de nuevas aventuras.

email

Share this post

You might also like to read:

Noticias

Jeffrey Dean Morgan será Negan en The Walking Dead

Curiosidades

The Walking Dead tiene cerveza oficial

Noticias

Tráiler de la sexta temporada de The Walking Dead

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario. Si continúas navegando consideramos que aceptas y consientes el uso de estas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

CERRAR