Comentando Guerra Mundial Z con zombies

Aprovechando su salida en DVD, Blue-Ray (Amazon ya ha anunciado un superpack para el 4 de Diciembre) y Copia digital (disponible desde el 17 de Septiembre, apenas dos meses y medio después de su estreno en cines), me he sentado a disfrutar como dios manda de una de las grandes superproducciones de nuestro género favorito y analizarla desde este ojo friki más bien acostumbrado al gore de serie B con litros de tomate como efecto estrella.

El cine (las salas, me refiero) es para disfrutar, está claro. Yo he decidido esperar a poderla disfrutar en mi salón, con mi pantalla, mi sonido envolvente y mi botón de pause “II” para poder ir a al baño o levantarme a escarbar en la nevera cuando me apetezca. Llamadme cómodo. También está ese botoncito “<<” que te permite darle hacia atrás a una escena para volverla a disfrutar o pillar detalles que se te han escapado. Yo espero que todo el mundo la haya visto. El objetivo de esta reseña no es comentar la película en sí en particular, sino su contexto Z en general, y aunque en esta disertación hablaremos del mundo zombie en general, aunque tengamos al film como base, puede contener ciertos spoilers “necesarios” para ello. Así que si no la has visto la película te recomiendo que no sigas leyendo.

Antes de entrar en materia hay que ponerse un poco en antecedentes. Bien, aunque la cinta fuese estrenada el pasado 2 de agosto, lo cierto es que las noticias de que se estaba cociendo este producto Z se remontan al menos hasta 2011. Han sido casi dos años en los que, ha medida que íbamos conociendo detalles, el hype iba aumentando. Lo primero que supimos es que esta vez sería una superproducción, producida y protagonizada por Brad Pitt, que ya había probado hace años el dulce sabor del gore (“Entrevista con el Vampiro”, “Seven”), mucho hype. Luego conocimos el resto del reparto, y la verdad es que el hype no dejó de subir, ya que se encuentra repleto de caras conocidas, o al menos habituales.

Guerra mundial z

Así encontramos a Mireille Enos, actriz en plena efervescencia tras la exitosa serie “The Killing”, que aunque es cierto que es cabeza de cartel junto a Pitt, lo cierto es que luego pasa a un más que segundo plano durante la película. También encontramos a secundarios bastante habituales, como David Morse (“La Milla Verde”, “16 Calles”), o al Lostie Matthew Fox, que aun teniendo bastante cartel, la verdad es que en la cinta apenas aparece, y tienes que ser un verdadero fan para verlo, ya que en el ratito que sale ni se quita el casco.

Por último mencionar 3 actores que, aunque tienen apariciones fugaces y apenas son conocidos, me han despertado cierta curiosidad verlos en pantalla. El primero es Peter Capaldi, el nuevo Doctor Who de la serie de la BBC, detalle que no me ha dejado de resultar irónico ya que en el reparto de WWZ se le conoce como uno de los “W.H.O Doctors” del Laboratorio de Gales. Entre estos doctores también se encuentra el actor alemán Moritz Bleibtreu, al que probablemente no habría reconocido la vida si no fuera porque justo dos días antes vi una película precisamente protagonizada por él (“Das Experiment”, muy recomendable por cierto). Por último, y esto ya es para frikis avanzados, tenemos al científico que muere accidentalmente al tropezar en el avión y dispararse el arma. No es otro que Elyes Gabel, uno de los Dothrakis al servicio de Daenerys Targaryen (conocido como Rakharo).

Bien, hemos repasado la producción y el reparto, ¿qué nos queda? ah sí, el argumento. Casi al mismo tiempo que se supo que la película sería una adaptación a la novela homónima de Max Brooks, también se supo que ésto no sería si no sólo la referencia inicial de la trama. El punto inicial de la película, que no el origen de la epidemia, tiene lugar en Filadelfia, ubicación actual del protagonista, Gerry Lane.

guerra mundial zeta

Filadelfia

Su papel será investigar el suceso y buscarle solución al conflicto, y para ello deberá trasladarse a varias partes del globo, como Corea del Sur, Jerusalén o Nueva Escocia. En realidad en la novela, las distintas localizaciones se nos presentan por separado y cómo cada una de ellas ha intentado hacer frente a la “plaga” o los efectos devastadores que han sufrido.

Corea del sur

Esto en el cine habría quedado un poco espeso y para ello se crea la figura del protagonista que va con su avión de aquí para allá haciendo de hilo conductor. Y no obstante, esto no deja de ser un punto en contra, ya que moverse con esa facilidad entre ciudades sumergidas en pleno apocalipsis casi roza lo irrisorio.

Jerusalen

Antes de abandonar por completo el tema de las localizaciones, cabe mencionar la fotografía, que nos permite ver cómo se cumplen los tópicos más habituales de los americanos a la hora de situar la narración fuera de sus fronteras. De esta forma encontramos una luz muy natural en Filadelfia, pasando aun tono rojizo en Corea del Sur, que luego se convierte en el blanco y brillante Jerusalén, para acabar en el típico tono azulado europeo, esta vez, en 11-Nueva Escocia.

Escocia

 

Pero hablemos de Zombies. Este subgénero del terror ha evolucionado mucho, y ha ido experimentando cambios y ciertas apuestas independientes que hacen del Z todo un género en sí que permite albergar varios subgéneros en su interior. De hecho, ha crecido tanto que voy a poner mi particular pica en Flandes y atreverme a decir que habría que empezar a distinguir estos subgéneros dentro de la temática Z.

 

El zombie, tal y como lo conocemos, el lento, el muerto viviente que se levanta de su tumba y se arrastra en busca de cerebro, es una creación atribuible a las obras de George A. Romero. Empezó con la película de culto “La Noche de los Muertos Vivientes” (1968), seguidas de innumerables secuelas. Este modelo, más tarde ha sido adaptado por otros autores para sus propias obras Z. Podríamos destacar dentro de este cuadro la novela gráfica de Robert Kirkman que pone título a éste blog “The Walking Dead” más tarde adaptada en formato televisivo, y algunos autores como el malagueño Carlos Sisí en su trilogía literaria “Los Caminantes“. También la saga de videojuegos de Resident Evil empezó con este modelo aunque luego desarrolló su virus desvirtuando por completo la figura del no-muerto.
El infectado. O, como a mi me gusta llamarlo, “Zombie 2.0”. Podríamos decir que es el sucesor directo en el género. Y es curioso que uno de los pioneros en hacer la distinción entre muerto e infectado fue Richard Matheson en su novela “I Am Legend” en 1954 (antes que las películas de G.A.Romero), pero en este caso, se trataba de vampiros, aunque las películas que han adaptado esta novela hasta en 3 ocasiones, se han acogido más a la figura del zombie que del vampiro.

El infectado en sí no es un muerto viviente, si no alguien que ha contraído la infección o ha quedado expuesto al virus y, consecuentemente, se ha convertido en “zombie”. El infectado suele ser más veloz y violento que el zombie normal. El modelo perfecto de este tipo de zombie lo podemos encontrar en la película “28 Días Después“, la que pone título a esta entrada “Guerra Mundial Z” y algunas novelas entre las que podemos destacar, por ejemplo, “El Cuarto Jinete” de Víctor Blázquez.
El Poseído. Este subgénero es relativamente nuevo, y lo hemos podido ver en la película española “REC”. Aunque realmente no es un zombie, el poseído, en este caso, se comporta como tal, atacando a otras personas violentamente y completamente fuera de control.

 

Algunos detalles de los zombies de Guerra Mundial Z:

Por último, viendo la película ha sido inevitable acordarme de ciertas cosas que me han recordado otros detalles similares dentro del género Z. Por ejemplo, la escena del niño en Jerusalén que es rodeado por los zombies pero que ninguno le ataca, más bien lo ignoran, me ha recordado inevitablemente al Padre Isidro de la saga “Los Caminantes” de Carlos Sisí, y los que lo hayáis leído sabréis por qué. También, esa actitud aletargada y tranquila de los zombies sin ningún estímulo que les haga moverse, me ha recordado mucho a las épocas de invierno en el cómic de nuestro querido “The Walking Dead“. O ese momento “Soy Leyenda” con Will Smith, cuando Gerry se encuentra en el laboratorio y obtiene la vacuna. Por otro lado, esa faceta de “colaborar” en grupo, construyendo esa enorme torre zombie para saltar el muro de Jerusalén es totalmente nueva.

Poco más que añadir en esta ya bastante extensa entrada. Solo espero haberos entretenido al menos por un rato y recordado buenos momentos de nuestro género favorito. Esperemos que producciones como ésta tengan el éxito que se merece y ayuden al género a subir un escalón más en cuanto a calidad y prestigio. Al fin y al cabo, los vampiros lo consiguieron ¿no? 😛

Escrito por @Byktor18

@Byktor18

Traductor del cómic al castellano.
Cuando el apocalipsis llamó a su casa sólo pidió una cosa: que no faltara el sexo, la droga ni el Rock & Roll.

email

Share this post

You might also like to read:

Cine

Tráiler Bigfoot vs Zombies

Cine

Tráiler en castellano de Maggie

Noticias

Más capítulos para iZombie

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario. Si continúas navegando consideramos que aceptas y consientes el uso de estas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

CERRAR