Review 3×12 Clear

“Erin, vamos hacia Stone Mountain”. ¿Erin? ¿Quién diablos es Erin? ¿Tenemos nuevo personaje? Si viste algunos de los adelantos de éste capítulo supongo que esperabas un gran capítulo y si no es así, supongo que te habrás llevado una agradable sorpresa. Regresa una semana más The Walking Dead a nuestras pequeñas pantallas y lo hace, para mí, con el mejor capítulo de lo que llevamos de temporada. Abriremos éste capítulo en canal, le sacaremos las entrañas y destriparemos todas sus visceras, tras el salto.


Cuando digo que es el mejor capítulo de lo que llevamos de temporada, no lo digo por su vistosidad, por su grandeza o por su trascendencia. Todo lo contrario, es un capítulo que se desmarca de toda la temporada, haciendo una especie de Spin Off dentro de la propia temporada y que destaca por sus pequeños detalles. El primero, que el capítulo está escrito por Scott M. Gimple, showrunner que sustituirá en la cuarta temporada de The Walking Dead al actual showrunner (o guionista, que sueno demasiado sofisticado) principal, Glen Mazzara, lo que nos hace ser muy optimistas de cara a la próxima temporada, y nos da una ligera idea de la calidad que podremos encontrar.

El capítulo empieza rompiendo con la estética de la tercera temporada y arrancando de su epicentro a los tres personajes principales. No hay prisión, no hay Woodbury, ni Gobernador, ni Andrea ni el guapo de la ballesta. Sólo Rick, Carl, Michonne y una carretera. Un buen guión lo es todo. Nuestros protagonistas avanzan dejando atrás el cartel de la misteriosa Erin y a un viajero que mochila al hombro suplica ayuda en la carretera. Rick ya no confía en extraños, y si poseía algo de humanidad, la debió dejar guardada en alguna celda de la prisión. Esa decisión le costará la vida al pobre viandante. Antes del opening nos encontramos una miniemboscada y algún zombie atacando al vehículo con una pulsera en la mano…ya sabemos quién es Erin.

Y llegamos a la ciudad natal de Rick Grimes, con la esperanza de volver a su vieja armería a por munición, pero está completamente limpia. Toca hacer turismo por la ciudad para no volver con las manos vacías y de pronto son recibidos por un encapuchado pegando tiros desde una azotea. Las campanas llevaban sonando desde hace meses y al final se ha acabado haciendo realidad. Morgan Jones ha vuelto a la serie, aunque todo parece indicar que no es más que una aparición puntual. Veremos.

Mientras Rick intenta hacer entrar en razón a Morgan, Michonne escolta a Carl en busca de una cuna para Judith. O eso es lo que nos cuentan, pero Carl tiene otras intenciones, aunque es verdad que lo hace pensando en Judith. Ésto nos lleva a una especie de taberna con un montón de zombies borrachos. Una vez concluida la inmersión conocemos el verdadero objetivo. Una foto familiar de los Grimes. Judith se merece conocer cómo era su madre. Bonito detalle por parte de su hermano mayor. Por supuesto, siempre es un lujo para la vista ver a Michonne en acción. Gracias.

Mientras volvemos a la casa de Morgan, rodeada de toda clase de pinchos y trampas sacadas de cuando Indiana Jones buscaba el Santo Grial. El tiempo ha cambiado por completo a éstos dos personajes. Aunque ambos han acabado medio locos, cada uno a su manera. Pero Rick todavía conserva la gratitud hacia la persona que le salvó la vida y le permitió encontrar a su familia, y por eso decide ayudarlo, aun en contra de su voluntad.

Descubrimos que lo del walkie-talkie nunca funcionó, y que Duane acabó transformándose en una de esas cosas. Triste. Por suerte Morgan tiene todo lo que Rick andaba buscando. Armas. Muchas armas. Una barbaridad de armas. Si un tipo que vive en una prisión bien amurallada busca con tanta desesperación semejante arsenal, es porque está metido en un buen lío. Morgan se da cuenta así que decide mantenerse al margen. Él prefiere seguir sobreviviendo a su manera, con la única meta de vivir un día más. Y luego otro. Debe de ser una vida muy aburrida. Y cuando toda la esencia de la vida se reduce a eso, cuando ya no queda nada, me pregunto si ya no sería lo mismo vivir que morir.

Llega la hora de hacer las maletas y volver a la prisión, y Carl le confiesa a Rick que Michonne podría “ser de los nuestros”. Ese detalle lleva a preguntarnos (y quizás a descubrir) el verdadero motivo de por qué es Michonne la que acompaña a padre e hijo en éste viaje.

Y por fin, POR FIN, vemos cómo se abre Michonne, confesándole a Rick que ella también hablaba con su novio muerto. No es una locura hablar o ver a nuestros seres queridos, aunque estén muertos. En ese mundo, en el que uno extraña tantas cosas, es lo normal. Vuelven a la carretera y, durante el camino de vuelta, se paran un segundo para, con toda la frialdad del mundo y como si lo hubieran calculado desde el primer minuto de éste capítulo, recoger la mochila del malogrado viandante.

El broche de éste genial capítulo lo pone “Lead me Home” de Jamie N. Country postapocalíptico le llaman. Llegamos al tramo final de la temporada y no podemos prometeros nada, sólo que estaremos aquí cada semana para contaros nuestra opinión y para pediros que no dejéis de votar y comentar vuestra serie favorita en nuestro foro de zombis. Pero mientras tanto, “away with you!”.

Escrito por @Byktor18

@Byktor18

Traductor del cómic al castellano.
Cuando el apocalipsis llamó a su casa sólo pidió una cosa: que no faltara el sexo, la droga ni el Rock & Roll.

email

Share this post

You might also like to read:

Noticias

Jeffrey Dean Morgan será Negan en The Walking Dead

Curiosidades

The Walking Dead tiene cerveza oficial

Noticias

Tráiler de la sexta temporada de The Walking Dead

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario. Si continúas navegando consideramos que aceptas y consientes el uso de estas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

CERRAR