Review 3×11 I Ain’t A Judas

Otra semana más llega el lunes, ese día que tan poco nos gusta a todos. Pero hay que verle el lado positivo y ése es que tenemos nuevo capítulo de The Walking Dead. ¡Sí, zombis!

El episodio de esta semana ha sido puramente de transición, un episodio para prepararnos para la guerra que está por llegar y para ver cómo se organizan nuestros personajes más queridos (u odiados) ante esta nueva situación. Como siempre, la review va a contener muchos spoilers, así que no sigáis leyendo si todavía no habéis tenido la oportunidad de verlo.

El capítulo comienza con Rick y compañía debatiendo sobre cual es la mejor opción ante la inminente guerra que se avecina con Woodbury. Está claro que El Gobernador volverá a la prisión más armado que la última vez y ha llegado el momento de decidir si es mejor huir o quedarse y luchar. Las opiniones varían dentro del grupo y mientras unos prefieren marcharse, otros optan por hacerle frente a Philip. Lo que queda bastante patente es que todos se han dado cuenta de que Rick no está demasiado bien (no es de extrañar después de lo visto en los dos anteriores capítulos) y Hershel le deja claro que ahora no es el momento para estar con delirios y que lo necesitan cuerdo para lo que se aproxima. Pero Hershel no es el único que duda sobre el liderazgo de Rick. Carl, su propio hijo, le sugiere sutilmente que debería dejar de ser el líder y delegar esa responsabilidad en Daryl y Hershel. ¿Lo hará? Lo más seguro es que no.

Mientras en la prisión el grupo decide su futuro, en Woodbury El Gobernador ha decidido crear un ejército. Philip quiere ganar esta guerra cueste lo que cueste y para ello no duda en reclutar tanto a hombres como a mujeres y niños. Lo que menos le importa a estas alturas es el bienestar de su comunidad, lo único que desea es obtener venganza y hará lo que sea para conseguirla. Llegados a este punto, Andrea ya no está tan convencida de que las ideas de su macho alfa sean las más adecuadas y por ello le comenta que quizás sería una buena idea que ella se acercase hasta la prisión y hablase con sus antiguos amigos. Philip no se opone a su idea pero deja caer un aviso: Andrea, if you go to that prison, stay there. Más claro no se puede ser.

¿Y qué hace Andrea? Pues ir a la prisión, claro que sí. Woodbury está completamente vigilada después del ataque de Rick y compañía y por ello no se permite la entrada ni la salida de nadie, por lo que Andrea decide pedirle ayuda a Milton, no sin antes advertirle de que no puede contárselo a Philip. Lo que la rubia no sabe es que Milton está a las órdenes de El Gobernador y que lo primero que hará será contarle el plan de ésta. Aunque podríamos pensar que Philip lo va a impedir, no es el caso, y le dice a Milton que la ayude. La ayuda que Andrea necesita no es otra que mutilar a un zombi y utilizar el truco que ya en su día mantuvo a Michonne viva durante meses. Cuando quiere, la rubia piensa, aunque creamos que no.

De vuelta a la prisión, podéis imaginaros las caras del grupo al ver aparecer a la hija pródiga. Como es de suponer, la bienvenida no es muy buena y la tensión se puede cortar con un cuchillo. La única persona que parece alegrarse de verla es Carol, que le da un abrazo a su vieja amiga.

Después de ponerse al día sobre las muertes que ha vivido el grupo en los últimos meses, Andrea le cuenta a Rick el motivo de su visita pero éste no piensa ceder por mucho que ella insista en que deben dejar de pelear. Michonne, siempre tan seca como un palo, es otra que no está muy contenta por el regreso de su compañera de aventuras y, en una conversación en la que por primera vez dice más de una frase seguida, le echa en cara a Andrea el haber elegido al “amigo” de Philip (pensad mal, sí) por encima de ella, su amiga. Visto que no hay mucho más que pueda decir para convencer a Rick de acordar una tregua, y después de que Carol le haya aconsejado cómo terminar la guerra antes de que empiece, nuestra rubia preferida (ironía mode on) decide volver a Woodbury, despidiéndose así de su antiguo grupo (aunque seguramente no por mucho tiempo).

Y para terminar la review del episodio de esta semana, regresamos a Woodbury para ver cómo Philip le da la bienvenida a cuatro nuevos integrantes, que para nosotros no lo son tanto. Tyreese y “su familia” llegan a la comunidad dirigida por el tuerto después de haber abandonado la prisión y haberse cruzado con Andrea y Milton en el bosque. En un principio su idea sólo es descansar para después seguir viajando pero todos sabemos que eso no va a pasar… Ya bien entrada la noche, Andrea, de nuevo en la cama de Philip, se dispone a llevar a la práctica el consejo de Carol. Pero por mucho misterio que traten de darle a la escena, es previsible hasta el final y, como todos suponíamos, Andrea no acaba con la vida de El Gobernador

¿Qué os ha parecido el capítulo de esta semana? Podéis dar vuestra opinión y comentarlo con más gente en el foro de The Walking Dead. ¡Hasta la próxima review!

Escrito por @Cristina_29

email

Share this post

You might also like to read:

Noticias

Jeffrey Dean Morgan será Negan en The Walking Dead

Curiosidades

The Walking Dead tiene cerveza oficial

Noticias

Tráiler de la sexta temporada de The Walking Dead

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This blog is kept spam free by WP-SpamFree.

«Next Post 
 Previous Post»

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario. Si continúas navegando consideramos que aceptas y consientes el uso de estas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

CERRAR